Ginecomastia: reducción de pecho en hombres

Es una operación más común de lo que te imaginas, ¿sabes por qué?

La ginecomastia, lo que se conoce como “pechos grandes en el hombre”, se debe a un agrandamiento excesivo del tejido glandular de los pechos de niños y hombres, esto provoca un abultamiento y un aumento del tamaño del pecho, causando una silueta poco masculina.

La ginecomastia es bastante habitual, afecta al setenta por ciento de los niños durante la pubertad, y al 40-60 % de los hombres en algún momento de su vida. Es causada por desequilibrios en los niveles de testosterona y estrógenos, una "hormona femenina" que también está presente en el cuerpo de los hombres. Cuando se padece de ginecomastia, el cuerpo del hombre presenta niveles extremadamente altos de estrógeno y niveles extremadamente bajos de testosterona.

¿Qué no es una ginecomastia?

No debe confundirse la ginecomastia con el aumento de senos provocado por el exceso de tejido adiposo. Los hombres que padecen ginecomastia tienen una masa firme y gomosa debajo del área del pezón que produce un crecimiento anormal del tejido glandular.

Tampoco hay que confundir la ginecomastia con el cáncer de mama. Una enfermad que es muy rara en los hombres, ya que las células de los conductos de sus pechos están menos desarrolladas que las de las mujeres. Los abultamientos causados por el cáncer no suelen situarse por debajo del pezón, que es donde se forma la ginecomastia. Además, tanto el tacto como el aspecto de un cáncer es muy diferente al de una ginecomastia. Ante cualquier duda hay que asistir a la consulta de un cirujano cualificado. Si las dudas persisten, será necesaria una mamografía y una biopsia.

Causas de la ginecomastia

Pese a que la mayor parte de las causas de la ginecomastia son fisiológicas y tienen mucho que ver con la herencia genética, también puede producirse por diversos motivos:

- Por el envejecimiento y los cambios en los niveles hormonales derivados.
- Obesidad, tiroides hiperactiva, malnutrición o dietas severas.
- Tratamientos hormonales para la patología prostática.
- Medicamentos para tratar la acidez estomacal como pueden ser los protectores gástricos.
- Medicamentos para tratar la ansiedad, la depresión o los problemas del corazón.
- Terapias de radiación, especialmente las empleadas para tratar el cáncer de testículos y el de próstata.
- Enfermedades a largo plazo del hígado.
- Uso de esteroides anabólicos.
- Abuso de alcohol y drogas.

La ginecomastia afecta psicológicamente generando complejos e inseguridades que pueden derivar en cuadros de ansiedad y depresión. Por estas razones, y pese a que la ginecomastia puede desaparecer por sí misma, en muchas ocasiones se recomienda una solución quirúrgica para eliminarla.

¿Cómo se interviene la ginecomastia?

La ginecomastia se interviene quirúrgicamente bajo anestesia general. A partir de una pequeña incisión, generalmente situada en la axila del paciente, el cirujano elimina el tejido glandular y la grasa que baja desde el pezón hasta el músculo pectoral.

El objetivo principal es recuperar la silueta varonil de manera rápida y efectiva. El paciente consigue un tórax plano, estético y mejora la confianza en sí mismo. Los resultados son definitivos y se aprecian a las pocas semanas. Ahora bien, es fundamental que el paciente siga unos hábitos alimenticios que ayuden a prevenir su reaparición, así como controlar o evitar el consumo de ciertos medicamentos. 

Por: Dr. Julio Puig, especialista en cirugía corporal.

Continúa leyendo