Vídeo de la semana

5 hábitos alimenticios que harán que envejezcas mucho mejor

Estos hábitos a la hora de comer pueden hacerte vivir más y mejor. ¡Toma nota de ellos y empieza a seguirlos en tu día a día!

hábitos sanos
iStock

Durante décadas, la región mediterránea ha captado la atención de los investigadores y expertos, debido a que en estos países, una proporción significativa de la población local vive más sana hasta la vejez. Si bien el movimiento y la actividad diaria (y el clima) ciertamente ayudan a mantener la longevidad, la dieta mediterránea en sí misma también es un factor clave para un envejecimiento saludable. De hecho, los expertos han identificado cinco hábitos alimenticios mediterráneos que pueden jugar a favor de una vida larga y saludable, independientemente del lugar en el que se viva. ¿Quieres conocerlos? ¡Toma nota!

Basa tu dieta en alimentos mínimamente procesados: La dieta mediterránea tradicional se desarrolló antes de la era de la comida rápida y las comidas procesadas. En cambio, este patrón de alimentación histórico y preciado presenta comidas cocinadas hechas con ingredientes mínimamente procesados, frescos y naturales. cerca de la tierra. ¿Ejemplos de ingredientes que están mínimamente procesados? Los granos integrales (como el arroz integral, la avena, el farro o la quinua), las frutas y verduras, las nueces y otros frutos secos y las legumbres. Intenta comenzar el día con un tazón de avena o con frutas frescas, en lugar de con bollería industrial. 

Toma frutas y verduras todos los días: Desde tomates hasta exuberantes berenjenas, cítricos dulces, verduras de hoja verde y más, la dieta mediterránea destaca por un consumo amplio de frutas y verduras deliciosas durante todo el año, dos tipos de alimentos muy importantes para un envejecimiento saludable. ¿Formas de incluirlas en tu dieta de forma fácil? Prepara smoothies y batidos completos que las incluyen, toma fruta con tus yogures o en el desayuno, haz cremas y sopas con las verduras trituradas...

frutas
Pexels

Elige cereales integrales: La mayoría de los nutrientes y Del sabor de un grano se concentran en el salvado y el germen del grano, las partes que se eliminan de forma rutinaria cuando se refina un grano, como en la harina blanca. Un cambio fácil para favorecer tu salud es elegir cereales integrales. En una dieta mediterránea tradicional, los alimentos integrales como el farro, el bulgur, la cebada y la pita de trigo integral son una fuente importante de nutrición. Intenta cambiar el pan blanco por pan integral o el arroz blanco por arroz integral, para empezar.

Usa aceite de oliva en lugar de mantequilla para cocinar: El aceite de oliva virgen es rico en grasas monoinsaturadas saludables para el corazón, también conocidas como "grasas buenas", y polifenoles (compuestos vegetales saludables con propiedades antioxidantes). Utilízalo para cocinar, en lugar de otros tipos de aceites (como el de girasol) o peor aun, mantequilla.

Toma nueces y semillas con regularidad: El aceite de oliva no es la única fuente de grasas saludables en la dieta mediterránea. Los frutos secos y semillas, incluidas las almendras, los pistachos o las nueces y más, también son un componente destacado de la cocina mediterránea bueno para la salud, gracias a su contenido en proteínas, antioxidantes, fibra, minerales y vitaminas como la B y la E.

Continúa leyendo