¿Has Roto Supéralo y Hazte Valer

"El amor de pareja es una oportunidad para ser más fuertes, más completos o más seguros. Pero no es el único medio", explica la psicóloga Carmen Lourerio en el libro Maldito amor (editorial Oniro, 13,95 €), del que es coautora junto con Marta Rivera de la Cruz. Nacemos solos y morimos solos (y así es aunque suene muy fuerte). Por eso, debemos asumir la responsabilidad de nuestra propia felicidad, tomar las riendas de nuestra vida. ¿Acabas de romper con tu pareja y estás que te caes por los rincones, desconsolada? La psicóloga nos da '10 pautas caseras' para superar una ruptura y salir fortalecida:
-Cambia el lenguaje catastrofista y agresivo ("¡este imbecil, me ha dejado!", por ejemplo). Intenta cambiar el valor de lo sucedido a un plano más equilibrado, en el que tú no seas víctima ("hemos roto porque no congeniábamos mucho, la verdad").
-Expresa qué sientes y acepta el consuelo. Comunícate y habla con los tuyos, pero no te enquistes en pensamientos negativos, ni contra él ni contra ti misma.
-Ten paciencia y escucha tus sentimientos. ¿Qué te dicen de ti? Tal vez te hablen de conflictos no ressueltos que proceden del pasado.
-Cuídate: aliméntate de forma sana, realiza ejercico y alguna actividad que te guste con gente que te agrade y quieras.
-Hazte con un cuaderno y reescribe lo sucedido (nada de culpar al otro o culparte a ti; se trata de que comprendas mejor qué ha sucedido, los motivos, tus sentimientos...). Es una forma de cerrar la historia y proyectarte hacia el futuro (está ya está escrita y sabes cómo ha sido...).
-Cuando veas que te quedas ensimismada en el pasado, ¡despierta! Concentra tu pensamiento en el aquí y ahora, en la tarea -por simple que sea- que estés realizando en ese momento. Tu vida se merece que la trates bien y que le prestes toda tu atención; el pasado ya no es tu vida, aunque lo haya sido.
-Haz una lista con todas las ventajas de no tener pareja (ver a tus amigos más, la libertad de imrpovisar, abrirte a gente nueva...).
-Busca nuevos objetivos o metas para enfocar tu vida y sentirte activa, ocupada. Proyectos que te ayuden a desarrollarte y tener mejor opinión de ti.
-Acepta lo sucedido. Y se trata de algo muy diferente a resignarse: aceptar es congraciarse con el pasado, dejarlo atrás sin encadenarse a él ni sentimientos de 'es lo que hay' o inferioridad. Mira a tu pasado de frente y di "se acabó y yo elijo también que se acabe".
-Toma las riendas de tu vida. Decide y escoge por ti misma. Piensa qué quieres hacer y ¡lánzate a ello!

Continúa leyendo