He superado la timidez y me siento más segura

Ser tímida dificulta unas relaciones sociales satisfactorias y fluidas. Pero la timidez puede superarse si te lo pones como objetivo; tendrás que cambiar algunas pautas de conducta.

Ser tímida dificulta unas relaciones sociales satisfactorias y fluidas. Pero la timidez puede superarse si te lo pones como objetivo; tendrás que cambiar algunas pautas de conducta.

 

Analiza tu conducta y observa las ocasiones en la que te sientes desbordada. Intenta descubrir cuanto antes el origen de la timidez. Una vez hayas detectado cuáles son las situaciones en la que ésta se apodera de ti, traza un plan de ataque; planifica tu comportamiento dándote por satisfecha con pequeños logros; no pretendas cambiar de un día para otro.

 

Controla el lenguaje del cuerpo,  nuestros gestos y tics nos delatan. En ocasiones, cuando alguien tiene un brote de timidez, comienza sin darse cuenta a mover las manos, baja la vista… Observa y procura controlar correctamente este lenguaje. Aprende a conversar con los demás. No se trata de ser maravillosa, es importante que te muestres tranquila y sepas expresar tus ideas y escuchar a los demás.

Es importante mejorar tu propia autoestima. Mientras no te quieras y aceptes a ti misma, difícilmente podrás comportarte de forma relajada con los otros. Cuando tengas que enfrentarte a una situación, mantén tu autoestima y no te culpes si fracasas en el intento, habrá más momentos.

 

Evita caer en la dependencia de fármacos y alcohol para desinhibirte. De esta manera sólo conseguirás tener una falsa confianza en ti misma. Si no puedes controlar tu timidez, puedes acudir a un psicólogo que te ayude a superarla. Por último, recuerda que nadie es más importante que nadie. No tienes por qué sentirte inferior.

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo