Helados de verduras

Refréscate cuidándote

Comer verdura de manera abundante, debe ser fundamental en nuestra dieta para mantener una buena salud. Los platos que consumimos varían de una estación a otra y, en verano, las sopas frías y los smoothies se convierten en la mejor alternativa para combatir al calor y consumir nuestra ración de verduras y hortalizas diaria sin tener que morir por la pesadez de un buen plato de alubias.

Sin embargo, la cosa no queda ahí, y desde aquí, queremos ofrecerte una de las alternativas más desconocidas pero que, sin embargo, cada vez viene pisando con más fuerza. Se trata de los helados de verduras. Puede parecer extraño, sí, pero si decides probarlos comprobarás, que es una de las mejores opciones para afrontar las altas temperaturas.

Y aunque en algunos países como Japón ya los comercializan, aquí es probable que nos quede un poquito para encontrarlos facilmente en cualquier supermercado. Sin embargo, a pesar de lo que pueda parecer, no son nada difíciles de preparar.  ¿Quieres saber cómo hacerlos? Te enseñamos dos deliciosas recetas para que pruebes en casa.

Polo de espinacas

Para prepararlo necesitarás un cuarto de kilo de espinacas, un aguacate, medio litro de leche de chufa, el zumo de un limón, azúcar y un poco de sal.
Introduce todos los ingredientes en la batidora, una vez tengas el licuado, ve probando y añadiendo a tu gusto el azúcar, la sal e incluso un poco más de leche si lo consideras oportuno. Cuando des con el punto, introduce el líquido en moldes para polos y mételos en el congelador hasta que se solidifiquen.

Sándwich de helado de zanahoria

Tritura en la batidora 400 gramos de zanahorias mezcladas con medio litro de leche de coco. Añade sal y azúcar al gusto. Cuando consigas una textura densa, unta una galleta (tipo maría) con la crema de zanahorias y después pon otra galleta encima a modo de tapa. Coloca los sándwiches en un recipiente e introdúcelos en el congelador durante cuatro horas aproximadamente.

De esta forma, puede que incluso consigas convencer a los niños más problemáticos con la comida y hacer que terminen ingiriendo el tan odiado alimento entre los más pequeños. Con esta divertida forma de consumir verdura, no solo le plantarás cara al verano más caluroso, sino que además, sin darte apenas cuenta, ganarás la fuerza y conseguirás las vitaminas necesarias que aporta un plato de verduras convencional.

Amantes de los helados, ¿estáis preparados para probar esta nueva variedad de sabores?

Continúa leyendo