Horario De Invierno. Ajusta Tu Dieta

El 31% de los españoles? confiesa que el cambio de hora le influye negativamente. Desde el pasado 28 de octubre nos levantamos una hora más tarde y vemos como anochece una hora antes. Nuestro organismo aún intenta adaptarse a este cambio y no siempre resulta fácil. La alimentación puede ayudarnos mucho en este proceso. Toma nota de lo que debes hacer:

Te despiertas tarde. Equilibra el desayuno
-Tienes un hambre voraz al levantarte. Has cenado antes debido al cambio de hora y, como te levantas tarde, tienes un hambre que devoras. Un consejo: dobla la cantidad de cereales en el desayuno, pero divide por dos la grasa para mantener la línea.
-No sueles desayunar. Si no tomas nada al levantarte o sólo café, aprovecha y cambia este insano hábito, ya que duermes una hora más y te despertarás muy relajada. Un consejo: consume alimentos digestivos y en pequeñas cantidades. Fruta, como manzana o pera, pan con mantequilla y mermelada y queso fresco.

Anochece antes. Vitaminas + Magnesio
-Los días se acortan y se reduce la luz. A las seis de la tarde es casi de noche. Esta reducción de luz influye en nuestras hormonas, especialmente en la serotonina, que desempeña un papel destacado en el estado de ánimo y en la tendencia a la depresión. La falta de luz explica las ganas compulsivas de comer dulce para compensar. Pero si te asalta la tristeza, no sucumbas la dulce y toma mejor magnesio y vitaminas del grupo B, que animan. En el menú, productos derivados de los cereales: pan, pasta, arroz... Toma chocolate y frutos secos. ¿El truco? Espolvorea en tus platos levadura de cerveza, con muchos nutrientes?y pocas calorías.

Horarios de comidas cambiado. Tentempiés ligeros.
-En el transcurso de 24 horas, el organismo segrega hormonas en los diferentes momentos del día, como el cortisol o la insulina, que señalan que es hora de comer. Con el cambio de hora y de luz, los ritmos se desfasan y, en consecuencia, el estómago reclama comida una hora antes de tiempo. Un consejo: habitúate a los nuevos horarios comiendo algo a las 11 o las 12 de la mañana y a las 6 o 7 de la tarde. En ocho o diez días todo vuelve a la normalidad. Recurre también a los alimentos saciantes.
Y si estás pensando ponerte a dieta, espera a habituarte a los ritmos que impone la luz, porque ahora sentirás hambre fuera de horas. Mantén tu peso con proteínas magras como jamón, ave o queso fresco, y azúcares de absorción lenta y fibra, como verduras, pan integral, cereales...

Continúa leyendo