Ideas para seguir la dieta nutritariana

Compartimos cómo sería un menú diario siguiendo esta dieta que tiene muchas similitudes con la mediterránea.

La dieta nutritariana, como ya te explicamos en un tema reciente en el que profundizamos en ella, es un concepto creado por el doctor Joel Furhman, padre de este plan alimentario que se parece mucho a nuestra dieta mediterránea.

Como leer en sus libros y en su página web oficial, y como también puedes comprobar en las fotografías suyas que corren en la red, los productos vegetales son los auténticos protagonistas de la dieta nutritariana. Si la sigues consumirás muchísimas piezas de fruta enteras, verduras y legumbres, además de cereales integrales, semillas como el lino y frutos secos, en especial las nueces.

Además, limitarás mucho el consumo de carne, sobre todo la roja, y tampoco tendrán mucho protagonismo los huevos, que sí los tienen en la dieta mediterránea, por lo que esta es una de las diferencias entre ambas. Los azúcares añadidos, edulcorantes y productos ultraprocesados en general están directamente fuera del radar de la dieta nutritariana. 

Ambas, tanto nuestra dieta mediterránea como el plan que propone el doctor Furhman son saludables y recomendables porque abogan por adquirir hábitos alimentarios saludables, alejándose de las dietas milagro. Con ellas se puede adelgazar, pero lo más importante es que la salud estará más protegida. 

Aunque en la web oficial de la dieta nutritariana tienes muchísimas recetas para que conozcas cómo se come si la sigues, te detallamos a continuación un menú diario a modo de ejemplo siguiendo sus líneas maestras. Como verás, solo propone el doctor Furhman tres comidas al día, otra diferencia con nuestra dieta, que recomienda incluir un par de comidas pequeñas tipo snack a media mañana y media tarde.

Desayuno

Porridge de avena con arándanos, manzana y nueces: hidrata la avena en copos el día anterior con agua (en la nevera) y por la mañana haz lo propio en un cazo con bebida vegetal o leche. Añade manzana rallada o en cubos pequeños, una pizca de canela y antes de servir, semillas de lino y arándanos. Si te gustan, también un puñado de nueces.

Comida

Ensalada verde mixta con aderezo de naranja y sésamo. Los ingredientes los puedes adaptar a tu gusto mientras la prioridad sean los vegetales, tanto las frutas como las verduras: aguacate, cebolla, tomate, maíz, espárragos, etc. También puedes añadir un puñado de frutos secos y que no falten las semillas, en este caso de sésamo, para variar del desayuno. 

Sopa rápida de col rizada y judías blancas: es una variación del potaje en clave vegana. De hecho, también puedes cambiar la col por espinacas, y mantener el bacalao, porque el pescado no está prohibido en la dieta nutritariana. Si mantienes vegana la receta, es clave el uso de un buen tomate triturado, especias al gusto y añadir verduras como pimiento rojo y cebolla. También es fundamental que el caldo de verduras esté rico y sea saludable. 

Fruta de temporada

Cena

Verduras crudas, pita integral ligeramente tostado y hummus de frijoles negros. Puedes preparar una variedad del hummus más clásico, con garbanzos y sésamo, o también probar alternativas como el riquísimo hummus de remolacha y menta. Tienes recetas de todos ellos en la red. Además, si no te gustan los crudités, puedes optar por las verduras asadas. 

Habitas con setas shitake y brócoli. Saltear una habitas con setas en la misma cazuela siempre es una buena idea. Están riquísimas con jamón y huevo, pero en la dieta nutritariana los elementos vegetales son prioritarios, así que puedes darle una vuelta de tuerca al plato añadiendo unos ramilletes de brócoli. El huevo poché, en cualquier caso, remata el plato, así que puede ser la excepción de la semana para un alimento que está limitado, no prohibido, por esta dieta. 

Yogur con fruta al gusto. O semillas o un puñadito de frutos secos o cereales integrales. Tampoco pasa nada por tomar el yogur solamente. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo