Ideas para tomar avena en el desayuno sin recurrir al porridge

Es el cereal más valioso y el que más energía te dará para empezar el día.

Avena
Avena (Foto: iStock)

Puede que en tus propósitos para este 2020 estuviera el de llevar de una vez por todas una alimentación saludable. Eliminar azúcares y procesados, aumentar el consumo de frutas y verduras... la lista es larga pero no hemos venido a desanimarte sino todo lo contrario. Puedes hacerlo y créenos cuando te decimos que no va a traerte más que cosas positivas en tu vida.

Eso sí, debes tener en cuenta que no se pueden cambiar los hábitos de la noche a la mañana. Para que sean exitosos y tu cuerpo los asimile de la mejor manera posible hay que hacerlo de forma paulativa y, sobre todo, tratando de darle recompensas para que vea que, efectivamente, esa nueva rutina va a ser mejor. Es decir, de nada sirve que empieces a desayunar todos los días un tazón de leche con copos de avena si no te gusta porque acabarás por tirar la toalla y volviendo a recurrir a todos esos alimentos que habías tratado de desterrar de tu rutina.

Lo mejor es tratar de hacer apetecibles todos esos ingredientes a los que a priori te a pereza enfrentarte porque descubrirás que estabas equivocada. Los mencionados copos de avena, por ejemplo, son unos de ellos. Por mucho que haya diferentes versiones deliciosas, hay vida más allá del porridge. La avena puede ser utilizada en multitud de platos ya sean estos salados o dulces y, en el desayuno, es siempre la mejor de las opciones como vamos a tratar de demostrarte a continuación.

Galletas de avena y cacao

Un clásico que nunca falla son las galletas. Hay muchas versiones, desde las sencillas que combinan avena y plátano simplemente hasta las que añaden semillas de chía, coco rallado, almendras, frutas o cacao en polvo. Busca la fórmula que más te guste o atrévete a ir innovando y disfruta. Puedes utilizarlas para desayunar pero también como snack para cuando tu cuerpo tiene antojo de dulce o simplemente para merendar.

Muffins de avena

Si eres de las que no se resiste a los bollitos, prueba a hacer unos muffins de avena y manzana con un toque de canela y vainilla. Esponjosos y con un punto dulce, estos pequeños bizcochitos te harán empezar el día con la mejor de las sonrisas. 

Tortitas de avena

Aprovecha los fines de semana y regálate un desayuno como te mereces. Unas tortitas son valor seguro por lo que, si aún no las has probado, anímate a prepararlas de manera saludable con copos de avena suaves como ingrediente principal. Fruta, cacao puro espolvoreado, queso batido o crema de frutos secos serán los perfectos toppings

Smoothie de fruta y avena

Otra manera de tomar avena en el desayuno es como parte de un smoothie de frutas o verduras. Aquí la imaginación es tu único límite por lo que nuestra recomendación pasa porque apuestes siempre por las frutas de temporada para disfrutar del mejor sabor. Desde Kölln nos proponen uno de kiwi y manzana que puedes preparar durante todo el año. 

Yogur con granola

Otra fórmula para aprovecharse de las propiedades de la avena en el desayuno es preparar tu propia granola casera. Solo necesitarás mezclarla con tus frutos secos o fruta favorita y meterla al horno con un chorro de aceite de coco. La combinación resultante será un crujiente perfecto para tomar con yogur en cualquier momento del día. 

Gofres de avena

Moler la avena hasta convertirla en harina es un recurso que debes tener en cuenta en cocina porque su aporte nutricional es mucho más interesante que la versión de trigo. Si tienes gofrera, regálate un dulce y prueba a utilizar la harina de avena en gofres con plátano, leche vegetal, una pizca de bicarbonato y esencia de vainilla. 

Continúa leyendo