Ir al baño: cuándo sí y cuándo no

¿Es bueno ir al baño muy a menudo o es preferible esperar? Depende. ¡Te contamos cómo hacer un buen uso del escusado!

Muchas personas creen que si beben mucha agua al cabo del día no pasa nada por ir al baño frecuentemente. Otras, sin embargo, creen que decirle a sus hijos que no pueden ir hasta que no se terminen toda la comida del plato es la mejor forma de educarlos. ¿Es bueno levantarse para ir al cuarto de baño tan a menudo o es mejor esperar a que pasen unas horas entre una vez y otra? Aunque nos metamos en un tema demasiado escatológico, depende del uso que hagamos de él tenemos que actuar de una manera u otra. 

1. Orinar: la vejiga no deja de ser un músculo que hay que ejercitarlo para su correcto funcionamiento. Por este motivo, si no se tiene ningún problema de salud o infección en la orina, conviene esperar cuatro o cinco horas para hacer pipí.

 

Llenar la vejiga de orina ayuda a endurecer los músculos del suelo pélvico y a que no se vaya empequeñeciendo conforme pasan los años.

 

2. Deposiciones: las heces se van deshidratando en nuestro cuerpo si no las expulsamos en el momento que nos lo pide nuestro organismo.

 

Esto provoca que si tardamos mucho en ir al baño, cuando lo hagamos las heces estarán más duras y nos costará más expulsarlas. Nos estreñiremos. Por este motivo, no es bueno decirle a un niño que se espere cuando tiene ganas de hacer caca ya que estaremos favoreciendo que se estriña. 

Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo