K.O. al Colesterol

Más del 40 % de los españoles lo tiene por encima de sus valores normales. Sin embargo, podemos controlarlo de forma muy sencilla. Los tres pilares básicos para ese control son: medir periódicamente su nivel, seguir una alimentación saludable y realizar ejercicio a diario. El colesterol es un factor de riesgo cardiovascular que afecta a uno de cada dos adultos españoles, no lo descuides.
El verano y las vacaciones afectan a nuestros hábitos de vida y, sobre todo, a nuestra alimentación. Así, solemos permitirnos ciertos caprichos (comemos fuera más a menudo, picamos entre horas...) que pueden terminar elevando los niveles de colesterol, uno de los principales factores de riesgo para padecer enfermedades del corazón. Por eso, septiembre -la rentrèe- es un buen momento para retomar costumbres más saludables y proteger de este modo nuestro corazón.
COLESTERL BUENO (si no está elevado).
El colesterol es una sustancia grasa natural, presente en el cuerpo humano, que es necesaria para su normal funcionamiento. Una parte importante de él se produce en el hígado y el resto se obtiene a través de los alimentos (sobre todo, los de origen animal). Sin embargo, a pesar de ser indispensable para el organismo, no es saludable cuando se encuentra en exceso (más de 200 mg/dl).
DIETA EQUILIBRADA Y EJERCICIO
El colesterol puede mantenerse controlado mejorando aquellos factores sobre los que podemos incidir en nuestra vida diaria: hacer ejercicio de forma regular, evitar el tabaco y el alcohol y cuidar nuestra alimentación (seguir la dieta mediterránea: frutas, hortalizas, pasta y cereales integrales, legumbres, pescado, aceite de oliva y frutos secos). Además, si necesitamos reducir los índices de colesterol, los lácteos que presentan esteroles vegetales son una excelente opción.
CUIDA TU CORAZÓN
Para conseguirlo, sigue estos consejos: no te saltes ninguna comida y realiza 5-6 al día (2 o 3 de ellas menos copiosas que el resto); bebe mucha agua (8 vasos al día); elige la versión integral de productos como el pan, la pasta, el arroz o la harina; toma de 5 a 6 raciones de verdura y fruta diarias y, a la semana, 3 o 4 de pescado (azul a ser posible), de carne blanca y de legumbres y 2 o 3 huevos; procura que los lácteos sean desnatados; consume aceite de oliva y frutos secos, que contienen grasas que reducen el colesterol (además, los frutos secos te aportarán una dosis extra de energía).
¿QUÉ SON LOS ESTEROLES VEGETALES?
Se conocen también como fitoesteroles. Son compuestos naturales que poseen una estructura similar al colesterol, bloquean parcialmente su absorción y facilitan su eliminación. Están presentes -en cantidades pequeñas- de forma natural en las frutas, las verduras, los frutos secos, las legumbres y los aceites vegetales.
LOS
No sólo fortalecen nuestros huesos y nuestra flora intestinal; algunos de ellos también nos ayudan a bajar el colesterol gracias a que incorporan esteroles vegetales. Avalados por muchos estudios científicos, también la Comisión Europea ha reconocido las propiedades beneficiosas de estos productos en la reducción del colesterol. Según este organismo, el consumo diario de entre
1,5 y 2,4 gramos de esteroles vegetales permite reducir entre un 7 y un 10 % los índices de colesterol LDL (el ‘malo’) en un plazo de tres semanas.
Por: Elba Simón.

Continúa leyendo