La cuesta de enero: el pico de los gimnasios

Los perfumes de navidad, tan anunciados en estas pasadas fechas, dan paso a la gran cantidad de noticias sobre dietas y gimnasios.

El agosto de los gimnasios

¿Para cuando dejará de repetirse el ciclo de la historia? Diciembre de dulces y perfumes. Enero de dietas y gimnasios.

Lo que está claro es que las Navidades son una epoca de grandes comilonas y donde hagamos lo que hagamos nos terminamos saliendo de la rutina diaria. Pero hay límites para todo. No podemos pretender pasar de una gran inactividad, comidas abundantes y azúcar en sangre a una completa retirada de todo, calzarnos unas zapatillas, un chándal y querer perder no solo los kilos cogidos en los últimos días sino ya de paso los que "sobraban". Ni el cuerpo esta preparado, y lo que es más, nosotros tampoco.

La mayoría de las personas que acuden al gimnasio lo hacen unicamente por cargo de conciencia, por aliviar ese exceso realizado durante meses, pero que no satisface nuestras, a veces "pocas inquietudes" deportivas. Además los gimnasios y los dietistas lo saben, nosotros somos conscientes pero ellos también, y lanzan ofertas para engancharte aunque saben que tarde o temprano abandonarás.

Proponerte metas y retos está bien pero mejor es ser consciente de todo esto desde principios de año y hasta finales del mismo.

Practicar deporte con regularidad (unas 3 veces por semana) de la forma que sea, y con la modaliad deseada (que puede ser ir al gimnasio, salir a correr, hacr bici, dar largos y rápidos paseos con subidas y bajadas, jugar a cualquier deporte o simplemente patinar o saltar a la comba) es indispensable para mantener una buena salud.

Llevar una dieta saludable e intentar compensar los excesos también es fundamental. Hay que intentar hacer una "dieta mas restrictiva" el resto de los días para paliar los efectos de los días en los que las comidas son mas copiosas y calóricas. Tambien es importante que cuando vayamos a hacerlas terminemos con una infusión digestiva, no las tomemos tarde y evitemos sobrecargarnos con dulces.

Además de todo esto, es importante ser objetiva con el resultado que se quiere obtener. Si el cuerpo y la mente te lo pide puedes hacer una dieta detox la primera semana, combinada con deporte (siempre moderado al principio). Pero después de esta fase hay que moderar la limitación de la alimentación y seguir al menos durante 8 semanas una dieta equilibrada. Cada cuál siguiendo la que necesite pero sin excesivas restricciones porque no nos engañemos...no llegaremos al final si es demasiado dura.

Apuesta por el ejercicio al aire libre

Si te cuesta horrores hacer cualquier tipo de ejercicio y más encerrada entre cuatro paredes del gimnasio...lo tuyo es practicar deporte al aire libre. Si tienes hijos, sobrinos o cualquier niño del que puedes hacerte cargo intenta salir a jugar a la pelota, montar en bici, patinar, etc.

Otra opción son las actividades de senderismo por tu propia cuenta o en grupo (actualmente existen muchas opciones). También puedes elaborarte tus propios circuitos si dispones de tiempo y materiales como cuerdas, combas o alguna pesa manejable y revestible de goma.

Y por último: ¡no pierdas la motivación! Es la fuerza mayor para conseguir bajar de peso y lo que es mejor, sentirte bien y saludable.

Continúa leyendo