La dieta Ornish: cómo perder peso comiendo más

Esta dieta vegana posee muchos beneficios sobre la salud. ¡Estos son sus principios!

¿Alguna vez has oído hablar de ella? Existe una dieta ‘inversa’ que propone adelgazar comiendo más. Las bases de la dieta ‘Eat More, Weigh Less’ (en su nombre en inglés) se publicaron por primera vez en 1993 en Estados Unidos. Esta dieta vegetariana baja en grasas fue creada por Dean Ornish, fundador y presidente de la organización sin fines de lucro Preventive Medicine Research Institute en Sausalito, California. 

La dieta Eat More, Weigh Less recomienda consumir menos del 10 por ciento de grasa y casi nada de colesterol, y comer tanta fruta, verdura y legumbres como se desee en el día a día. ¡Sin restricciones! Ornish también sugiere comer cantidades moderadas de lácteos bajos en grasa y eliminar de la dieta carnes, aceites, nueces, alcohol y cualquier cosa que contenga azúcar, incluida la miel, la melaza y el jarabe de maíz.

¿Cómo funciona?

Esta dieta se basa en un principio sencillo: debido a que con ella se comen más frutas y verduras, se comen alimentos que son bajos en calorías, pero altos en volumen. Tomar alimentos saludables en grandes cantidades puede ayudarte a sentirte más llena durante un período de tiempo más prolongado y así evitar picar entre horas.

A diferencia de muchas otras dietas, la dieta Eat More, Weigh Less se basa en una extensa investigación que defiende y respalda todos sus beneficios. En un pequeño estudio reciente, varios seguidores de la dieta de Ornish mostraron una reducción significativa en sus niveles de colesterol LDL (el malo) en comparación con cuando comenzaron la dieta. Otros estudios también han encontrado que la dieta tiene cualidades para la prevención de numerosas enfermedades cardíacas. Esta dieta también ayuda a las personas a perder peso mientras comen platos saludables y sabrosos elaborados con cereales integrales, frijoles, verduras y frutas.

Sus desventajas:

dieta ornish
Pexels

La dieta Come más, pesa menos puede ser difícil de seguir para algunas personas -sobre todo fuera de casa- ya que restringe alimentos populares como el pollo, el marisco o los lácteos, para promover un consumo de legumbres, verduras y frutas. Para personas poco acostumbradas a comer muchos de estos alimentos, demasiada fibra puede provocar malestar gastrointestinal al principio.

Como cualquier otra dieta vegana, las personas que la sigan deberán asegurarse de satisfacer todas sus necesidades nutricionales de acuerdo con su género, edad y en qué parte de su ciclo de vida se encuentren, consultando siempre sus decisiones con un médico o nutricionista.

Continúa leyendo