La mitad de los españoles engordó en el confinamiento

El 60% de la población tiene exceso de peso, (y alrededor de un 21 % es obesa). ¿Cómo influye la COVID-19?

Un estudio elaborado por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) señala que, prácticamente la mitad de los españoles, sometidos durante varias semanas al confinamiento domiciliario, ha engordado. Según se desprende del trabajo, un 44,3 % declara haber aumentado de peso en el confinamiento; y la mayoría, un 73%, sitúa el aumento de peso entre 1 y 3 kilos.

Según los datos, el sedentarismo y la alimentación son los principales culpables de este aumento de peso, aunque los mayores de 65 le echan más la culpa al sedentarismo.

La anisedad y el aburrimiento fueron las principales causas de los viajes a la nevera.

Tal y como reconoce la especialista Susana Monereo, secretaria de la SEEDO, “durante el confinamiento hemos descuidado la dieta y hemos aumentado el consumo de azúcar y de alcohol”. Actualmente, en España un 60 % de la población tiene exceso de peso, (es obesa alrededor de un 21 %). “Por eso la sociedad tiene que cuidar su peso de forma continuada”, incide.

El picoteo entre horas

Según la investigación, un 18 % de la población reconoce que su forma de comer ha sido picotear continuamente (tasa que asciende hasta el 44 % en jóvenes de 18-24 y hasta el 70 % en personas sin ingresos); el 56 % de las población admite que comió más de tres veces al día.

Las encuestas arrojan un especial incremento en el consumo de bebidas alcohólicas (un 45 % en la población general y un 55 % en los obesos) y de productos de bollería (un 46,7 % en la población general y un 55,8 % en los obesos). Más de un 40 % de los encuestados declara haber tenido más sensación de hambre durante el confinamiento: la ansiedad, seguida del aburrimiento, es el principal motivo
de este incremento de apetito.

Obesidad y covid-19

En nuestro país una persona con un peso normal tiene un 80 % de probabilidades de alcanzar los 70 años de edad; sin embargo, éstas se reducen hasta el 50 % si es obesa, dado que aumenta considerablemente el riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular, diabetes o cáncer.

Y no solo esto. Los especialistas recuerdan que las cifras han demostrado que los pacientes sobrepeso aquejados de COVID-19 han tenido un peor pronóstico: el 80 % de los que tuvieron formas graves de la infección por COVID-19, que precisaron intubación, ventilación mecánica en la UVI y/o fallecieron, eran obesos.

“Hemos insistido en que la obesidad es una enfermedad y no solo un problema estético. Es la causa principal de enfermedades como el cáncer o la diabetes y ahora nos hemos dado cuenta de que los pacientes con obesidad que han contraído el virus van peor porque es un factor de riesgo”, explica Susana Monereo. Así, cuidar nuestro peso es también protegerse frente a la COVID-19.

Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo