Vídeo de la semana

La naranja, el cítrico aliado para mantener buena salud

Las naranjas contienen algo más que vitamina C. ¿Conoces todas sus características nutricionales y los motivos por los que no pueden faltar en tu régimen alimenticio?

Ay, las naranjas. Perfectas para empezar el día con energía gracias a su zumo (pero corre, que no se le ‘escapen’ las vitaminas, como dirían nuestras madres), como picoteo a mediodía o como ingrediente de recetas dulces. Las naranjas son cítricos redondos y segmentados en gajos, con una cáscara gruesa y que carecen de hueso. El sabor puede variar de jugoso y dulce a amargo, dependiendo de la variedad. La mayoría de estas variedades están disponibles todo el año, excepto variedades como las sanguina, que tienen una temporada más corta.

 

Beneficios y características nutricionales

Esta fruta se usa comúnmente para controlar el colesterol alto, la presión arterial elevada y la prevención del accidente cerebrovascular.  Hay quienes la emplean en aromaterapia para relajar la sensación de ansiedad, la depresión e incitar al sueño.

Una de sus características más conocidas es la gran cantidad de vitamina C que contienen. También cuenta con grandes cantidades de potasio y existe evidencia de que el potasio puede ayudar a prevenir la presión arterial alta y prevenir los accidentes de carácter cerebrovascular. La fruta y el jugo se utilizan para prevenir cálculos renales porque contienen grandes cantidades de una sustancia química denominada citrato, que tiende a unirse con el calcio antes de que pueda formar dichos cálculos.

Cada naranja suele contener unos 12 gramos de azúcar, y son todos naturales. Además, todas las fibras, vitaminas y antioxidantes que vienen con una naranja la convierten en una opción mucho mejor para tu cuerpo. Las naranjas crudas tienen menos azúcar que las que puedes encontrar deshidratadas o en otros formatos que quizá inviten más al ‘picoteo’ a simple vista.

Son ricas en fibra, potasio, y colina, y todas ellas ayudan a la salud del corazón. Si deseas reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares, es vital que reduzcas la ingesta de sodio y aumentes la de potasio. Por lo tanto, las naranjas, que contienen una alta concentración de potasio, reducen los riesgos de accidentes cerebrovasculares, preservan la densidad ósea, protegen contra la pérdida de masa muscular… ¿Sorprendida?

El consumo de zumo natural de naranja, además ayuda a prevenir la inflamación y, por lo tanto, a tratar la artritis. Las naranjas, además, contienen flavonoides que ayudan a regular la presión arterial alta. Esta propiedad reguladora también se debe a la presencia de magnesio.

Y para evitar que tus huesos y dientes se debiliten con el paso del tiempo, no dudes en incluirlas en tu dieta. Las naranjas contienen considerables cantidades de calcio que son beneficiosas para los huesos y los dientes, y ayudan a mantenerlas sanas y fuertes. Los flavonoides y polifenoles también protegen nuestro cuerpo contra enfermedades nocivas.

¿Es cierto que ayudan contra el resfriado?

Siempre ha existido un debate sobre si las naranjas y la vitamina C que contienen pueden ayudar a prevenir un resfriado o reducir los síntomas y la duración. Desgraciadamente y contra la creencia popular, tomar un suplemento de vitamina C no tiene ningún efecto sobre los resfriados si ya está sufriendo uno. Eso sí, su consumo de ninguna manera tendrá un impacto negativo sobre nuestro cuerpo.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo