La quinoa, ¿sabes cómo cocinarla?

¿Sabes cómo puedes cocinar la quinoa? Te proponemos algunas ideas para que disfrutes de ella.

La quinoa es el superalimento de moda. A pesar de que este pseudocereal existe desde hace muchísimo tiempo, es ahora cuando más se habla de él. Tiene numerosos beneficios, es un alimento muy completo. Contiene proteínas, hidratos de carbono, potasio, hierro, magnesio, potasio, calcio, vitaminas, fibra y es apto para celiacos.


Realmente no es un cereal, pero se cocina como si lo fuera. Y no solo es muy completo, también es muy versátil. Puedes incorporarla a muchos platos, bien sean fríos o calientes, dulces o salados. La cocina es imaginación. Estas son algunas ideas con las que podrás disfrutar de la quinoa:


Perfecta para ensaladas


La quinoa puede ser la gran aliada de tu dieta. Hay ensaladas para todos los gustos, les puedes añadir lo que quieras. Pero si encima lo que añades es saludable, mejor que mejor. La quinoa cumple todos los requisitos. A las ensaladas le va perfecto, no solo el sabor es rico, también ayuda a completarla en cuanto a nutrientes.


Los nutrientes y beneficios de los vegetales se suman a los de la quinoa, por tanto... ¡qué mejor combinación!


Por ejemplo puedes hacer tu ensalada con quinoa, algunas frutas como mango o aguacate, vegetales como el pimiento rojo, y aliñarlo con un poco de sal, aceite y jugo de medio limón. O una más clásica con quinoa, tomate, cebolla y su correspondiente aliño, claro.

Los hay más tradicionales


Puedes hacer algo más típico, como por ejemplo cocinarla con verduras. Es un plato simple, pero muy completo y nutritivo, con muchísima energía. Del mismo modo la puedes incorporar a tus platos de legumbres, incrementarán sus beneficios.


Y la puedes utilizar, también, como guarnición o acompañamiento, elige los ingredientes que más te gusten, que vayan con lo que quieras acompañar, y saltéalos un poco. La quinoa se adapta perfectamente.


Los postres dulces también


Sí, así es, a la quinoa también le va el dulce. Ya hemos dicho que es muy versátil.


Puedes hacer una especie de arroz con leche, pero en vez de arroz, añadir quinoa, mucho más nutritivo y sano, y en vez de leche de vaca, utilizar leche coco o almendras. Será un postre más completo y menos calórico.


También puedes hacer los típicos pancakes añadiendo quinoa ya cocida, y reduciendo las cantidades de los otros ingredientes de la masa. Incluso flanes o barritas energéticas para después de tu tiempo de ejercicio físico. ¡Es cuestión de imaginación!

Continúa leyendo