Los beneficios de las uvas que nadie te contó

La uva es desde hace siglos una fruta muy arraigada a nuestra gastronomía y cultura, no solo en forma de bebida y alimento, sino también como un foco esencial de comercio e intercambio. Este hecho no es nuevo, ya que desde los fenicios a los romanos el poder de este porducto ha sido aprovechado en todas sus formas: ha sido protagonista de muchas fiestas y hasta convertido en divinidad con Baco. El vino producido con uvas españolas alcanzó su auge con el descubrimiento de América, ya que este acontecimiento permitió la apertura de una importante vía de comercio al exterior.

En la actualidad, sigue teniendo un lugar privilegiado. Continuamos decantándonos por el consumo de este fruto, ya sea de forma fresca o como exquisito brebaje en copa, a pesar de que la cerveza pisa cada vez más fuerte en el mundo del ocio y de la gastronomía. Un buen ejemplo de la presencia de este alimento es la tradición de las 12 uvas de fin de año, costumbre obligada para entrar con buen pie en el nuevo año.

Pero, ¿realmente conoces sus beneficios? Las uvas han sido tachadas durante años como una fruta a evitar a causa de la fructosa que contiene. Lejos de la realidad, no solo están compuestas por un porcentaje de azúcares, sino que también tienen muchas más propiedades que, en combinación, las convierten en perfectas para incluir en una dieta sana.  

España es uno de los países con mayores hectáreas de producción de uvas cultivadas de todo el mundo, por lo que encontramos miles de variedades deliciosas, como la mencía, el godello o la garnacha. Aprovecha esta riqueza de producción para rendirte a los encantos de esta fruta y sus beneficios:

- Las uvas están compuestas en un 80 % por agua, algo que las convierte en un alimento ideal para hidratarse. Hay que señalar que entre el 13 y el 24 % de su contenido, dependiendo de la variedad que se tenga en cuenta, es fructosa (azúcar de la fruta). No renuncies a las uvas porque tengan este porcentaje, ya que las frutas son mucho más que fructosa, también son fibra, antioxidantes, agua…

-Esta deliciosa fruta tiene gran cantidad de sales minerales remineralizantes. Un 72 % de ellas son alcalinas, con lo que equilibran el balance ácido-base del organismo.

-El consumo de uva cubre en un 11 % de la necesidad diaria de hierro, que ayuda a la formación de hemoglobina y a que tengas los músculos fuertes. Ideal, por tanto, para personas que padecen anemia.

-Si eliges las uvas para tu merienda o postre estarás añadiendo a tu cuerpo el 9 % del magnesio que necesitas de forma diaria. Apostar por alimentos con magnesio te ayudan a cuidar tu salud visual y a llenarte de energía. Con las uvas también obtienes un 4 % de la vitamina B1 o tiamina.

-Las uvas son una fruta rica en fibra, concretamente en pecticina que posee propiedades laxantes para regular tu tránsito intestinal. La pecticina también es una gran aliada para combatir el colesterol malo.

 

Las uvas son una opción perfecta para hidratarse, gracias a que se componen de un 80% de agua.

-Uno de sus componentes es el resveratrol, que tiene cualidades antiinflamatorias y reduce las posibilidades de padecer colesterol. También inhibe la agregación de las plaquetas en la sangre, evitando la formación de los coágulos que desencadenan los infartos cardiacos y cerebrales.

-Las pepitas de las uvas son una fuente de beneficios para la piel, gracias a un activo llamado polifenol. Este es un poderoso neutralizador de los radicales libres, por lo que contribuye a prevenir el envejecimiento de la piel. Además, su poder enzimático se opone al deterioro de las fibras de colágeno y elastina. También es un gran cicatrizante y un gran protector de las agresiones externas causadas por el sol y por la contaminación.

-Las uvas son un excelente complemento nutricional a tener en cuenta. En especial, es interesante para personas que necesitan una dosis extra de energía, gracias al conjunto de sustancias que tienen.

-Aunque no hay que tener miedo a comer uvas, las personas con diabetes tienen que limitar o controlar su consumo. Esto se debe a las cantidades de azúcares que tienen, pudiendo aumentar los niveles de glucosa en sangre.

Isabel Pérez

Isabel Pérez

Continúa leyendo