Las 6 mejores pautas para evitar la artrosis

Ser mujer es ya de por sí un riesgo de padecer artrosis, la causa más frecuente de dolor en las articulaciones según los reumatólogos.

Ser mujer es ya de por sí un riesgo de padecer artrosis, la causa más frecuente de dolor en las articulaciones según los reumatólogos. Te explicamos cómo hacerle frente.

 

Alrededor de unos 6 millones de españoles (52,3 % de mujeres frente al 29,4 % de hombres) padecen artrosis, la inflamación de las articulaciones y la causa más habitual del dolor en ellas. Llevarlo mejor pasa por cuidarse. Sigue estas recomendaciones de la Sociedad Española de Reumatología (SER):

 

Haz ejercicio

Mantenerse activas protege las articulaciones y aumenta la fuerza de los músculos. Los deportes que van bien son los aeróbicos (caminar, nadar, ir en bici...); por el contrario, aquellos que requieren carga o fuerza pueden acabar por sobrecargar las articulaciones. ¿Cuánto ejercicio hay que realizar? Alrededor de 45 minutos diarios de caminata intensa. Además, existen ejercicios específicos para cada articulación afectada por artrosis (solicítalos a tu médico de cabecera y hazlos a diario).

 

Y también guarda reposo

No es contradictorio con lo anterior, ya que la artrosis es una enfermedad que cursa con periodos intermitentes de dolor agudo y en esas fases conviene no excederse con el movimiento y guardar cierto reposo (lo mismo que también se recomienda intercalar momentos de descanso durante la realización de las actividades diarias).

Ojo con la obesidad

El motivo es obvio: supone más peso que las articulaciones han de soportar. La obesidad, como explican en la SER, es una de las causas más importantes de la artrosis y hace que avance de forma más rápida. Sigue la dieta mediterránea (prioriza las verduras, frutas, legumbres y proteínas blancas -pescado y carnes magras-). ¿Existen alimentos prohibidos en esta enfermedad? No, es la respuesta de los expertos de la SER.

 

Aplica calor y frío

Aunque, en general, el calor beneficia más frente a la artrosis, ambos van bien: el calor calma el dolor y el frío la inflamación. Puedes aplicarlos con una manta eléctrica, una bolsa de agua caliente, hielo envuelto en una toalla o pasarte la ducha de agua fría por la zona (sécala bien, que no quede humedad).

 

Evita las sobrecargas

No cojas pesos excesivos (lleva un carrito de la compra, por ejemplo), procura no caminar por terrenos accidentados y no pasar mucho tiempo de pie para no cargar las rodillas.

 

Usa un calzado adecuado

Si te han diagnosticado artrosis lumbar, de cadera o de rodillas, debes usar un calzado de suela gruesa para que absorba y amortigüe el impacto del pie sobre el suelo (también lo consigues incorporando plantillas o taloneras de silicona en tus zapatos).

Continúa leyendo