Las claves de un buen diálogo

A veces, pese a ir con la mejor intención del mundo, acabamos discutiendo con los demás o enfadándolos. El psicólogo Bernardo Stamateas nos cuenta cuáles son los secretos de un buen diálogo.

A veces, pese a ir con la mejor intención del mundo, acabamos discutiendo con los demás o enfadándolos. El psicólogo Bernardo Stamateas nos cuenta cuáles son los secretos de un buen diálogo.

 

Mejor, cara a cara

El secreto de un buen diálogo está tanto en lo que decimos como en la manera en que lo decimos. Muchos de nosotros hemos perdido oportunidades de todo tipo por no expresarnos adecuadamente, pero nunca es tarde para aprender a transmitir las cosas de manera correcta.

 

Para ello, lo primero es respetar unas normas básicas como no hablar de nada importante cuando estamos enfadados o irritados, o si es tarde y se nos caen los párpados de cansancio. Tampoco, cuando vamos justos de tiempo. Y, por supuesto, nada de teléfono: las conversaciones importantes, mejor cara a cara.

Lo que no debes hacer

Hay una serie de errores comunes que cometemos al hablar con los demás, y que se resumen en los siguientes:

 

- Elevar la voz o gritar. Sólo por esto, ya somos malos conversadores. Da igual si lo que decimos es correcto o tiene un fondo bueno: si lo hacemos con un tono desafortunado, la gente no oirá lo que le decimos, sino cómo se lo decimos.

 

- Hablar en el momento equivocado. Esa es otra mala costumbre que está detrás de muchos fracasos de comunicación. Y es que tan importante es lo que decimos y cómo lo hacemos, como el momento que escogemos para llevarlo a cabo.

 

- No escuchar al otro. La mayoría de los conflictos surgen porque nos apresuramos al interpretar y en realidad no oímos al otro, no nos tomamos el tiempo necesario para registrar cómo se expresó o para saber si hemos escuchado bien. Así, el fracaso en las conversaciones está más que asegurado.

 

Cuestión de actitud

Las palabras de aliento, de estima, son inspiradoras y producen una reacción positiva casi inmediata en quien las escucha.

 

Si queremos tener éxito en nuestras conversaciones con los demás, sea en el ámbito que sea, nos será muy útil tener un actitud empática hacia el otro, de cercanía y respeto. Ya lo dijo hace siglos el filósofo Confucio: "Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto".

Mar

Mar Pastor

Continúa leyendo