Las claves para conseguir un abdomen plano

Combinar el entrenamiento aeróbico con los ejercicios de fuerza y evitar alimentos ultraprocesados puede ayudar mucho a reducir la llamada 'curva de la felicidad'.

Conseguir un abdomen plano es uno de los objetivos de 'fitness' que consigue poner de acuerdo a hombres y mujeres. Esta zona del cuerpo es una de las más conflictivas, pues precisamente aquí se acumula más grasa que en ninguna otra parte del cuerpo. Al margen del factor estético, esta grasa acumulada en la barriga puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, gota y problemas del corazón.

Por lo general, solemos preocuparnos más por conseguir un abdomen plano cuando llega el verano y su 'operación bikini', pero lo cierto es que deberíamos tratar de cuidarnos todo el año, sobre todo por salud. Si quieres perder algo de grasa abdominal, lo primero que tienes que saber es que por desgracia, no es posible perder grasa solo de una zona concreta del cuerpo. Cuando el organismo necesita energía, recurre a la grasa pero no lo hace eligiendo una zona específica, sino que coge la que tenemos almacenada en todo el cuerpo.

Llevar un estilo de vida saludable y practicar ejercicio con regularidad es lo principal si queremos lucir un abdomen estupendo. No te dejes llevar por las falsas promesas de que puedes perder barriga con batidos detox ni suplementos, realmente no son efectivos. Te contamos las claves para que tu objetivo sea un éxito. ¡Atenta!

Cuida tu alimentación

Esto seguro que ya lo sabes, pero la alimentación es un factor muy importante a la hora de perder peso. No hace falta que te centres en una de las tantas dietas que están de moda, basta con comer menos calorías de las que gastas (por supuesto sin descuidar el aporte de macronutrientes). Prioriza la comida de verdad (fruta, verdura, legumbres, pescados, etc) y deja los ultraprocesados para ocasiones muy puntuales. Además, has de tener muy en cuenta a las proteínas, que deberás ingerir en cantidades altas, pues estas tienen un efecto muy beneficioso sobre la composición corporal.

Los refrescos no deberían formar parte de tu día a día ya que, además de perjudiciales para la salud, tienen mucho gas, el enemigo número 1 de un abdomen plano. El té verde puede ayudarte mucho a perder grasa debido a su contenido en catequinas antioxidantes, que ayudan a controlar el peso y mejorar la composición corporal. Ojo, no es milagroso, pero si lo combinamos con un estilo de vida saludable sí puede ser un buen aliado de nuestro abdomen.

Combina el cardio con los ejercicios de fuerza

No es necesario ni especialmente efectivo matarse a abdominales. Lo mejor que puedes hacer para conseguir un abdomen plano es la combinación del ejercicio cardiovascular con el entrenamiento de fuerza, comenzando por el segundo para después centrarnos en el cardio. Aunque vayas al gimnasio, esto no debe servirte como excusa para no moverte nada el resto del día, sino que deberías mantenerte activa (caminar más, subir escaleras en lugar de coger el ascensor, etc).

Además, una buena manera para tener un control sobre cuánto te mueves es haciéndote con un reloj inteligente, que aunque no es imprescindible, sí puede servirte de ayuda para comprobar tu gasto calórico.

Continúa leyendo