Las cuatro hormonas que mandan en tu cuerpo

Las hormonas están relacionadas con tu humor, tus patrones de sueño y tu sexualidad. También influyen en tu metabolismo, tu peso y los depósitos de grasa de tu cuerpo. ¡Conoce las cuatro hormonas que 'dirigen' tu cuerpo!

Las hormonas están relacionadas con tu humor, tus patrones de sueño y tu sexualidad. También influyen en tu metabolismo, tu peso y los depósitos de grasa de tu cuerpo. ¡Conoce las cuatro hormonas que 'dirigen' tu cuerpo!

Estrógeno: la hormona del sexo

 

Quizá sea la hormona que más nos suene. Se crea en los ovarios y desempeña una función importante en la distribución de la grasa corporal.

 

El estrógeno asegura que las mujeres en edad fértil almacenen más grasa en la parte baja del cuerpo. Durante la menopausia, las concetraciones de estrógeno disminuyen y la distribución de la grasa cambia, subiendo al área del abdomen.

Ghrelina: la hormona que estimula el apetito

 

La produce el estómago y su concentración en la sangre es alta antes de comer y baja justo al terminar. Cuando adelgazas, el estómago produce más ghrelina y despierta el deseo de comer, lo que puede dificultar la pérdida de peso. Las personas obesas tienen una concentración más alta de esta hormona. 

Leptina: la hormona que reduce el apetito

 

Las hacen las células de grasa. Dan la orden al cerebro de reducir el apetito y estimular el gasto de energía. Cuanto más grasa tenga tu cuerpo, más leptina circula en la sangre.

 

En teoría, esta leptina extra debería dar como resultado la pérdida de peso. Sin embargo, las personas con sobrepeso y obesidad no son tan sensibles a los efectos de la leptina. Por otro lado, cuando un cuerpo pierde peso, la concentración de leptina cae dificultando mantener esa bajada.

Cortisol: la hormona del estrés

 

El cortisol lo produce la glándula suprarrenal en respuesta al estrés. Ayuda al cuerpo a liberar combustibles (glucosa, aminoácidos y ácidos grasos) para contrarrestar a los estresantes (enfermedades, heridas). Pero el estrés mental o emocional no requiere el uso de combustible adicional.

 

Las concentraciones altas de cortisol también incrementan la grasa abdominal, el tipo de grasa más relacionado con enfermedades como la diabetes y los desórdenes cardiacos. 

En el libro Ama tu cuerpo, el poder de la fortaleza y la ciencia para lograr un cuerpo sano y maravilloso, escrito por Cameron Díaz (editorial Aguilar), puedes encontrar más información sobre las hormonas, la energía que usas y cómo equilibrarla. 

Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo