De pistacho, de quinoa o de cáñamo: las leches vegetales que NO conocías

¿Qué alternativas vegetales hay a la leche de vaca? Seguro que no conocías algunas de estas leches obtenidas de cereales y frutos secos.

¿Tomas leche de vaca o te has pasado a la leche vegetal? Hoy en día, los consumidores pueden elegir entre una amplia gama de diferentes tipos de leche, incluidas más de una docena de opciones de origen vegetal. Seguro que conoces la ya famosa leche de soja, la leche de avena o incluso la leche de almendras. Pero… ¿conoces todas las que hay? Algunas te van a sorprender… ¡Toma nota!

Leche de almendras: La leche de almendras tiene un sabor dulce y a nuez y una textura sedosa. Aunque no siempre tiene la misma composición de nutrientes, es baja en calorías y está repleta de vitaminas y minerales, como las vitaminas D, E y A, calcio, magnesio, potasio, zinc, hierro y fósforo. La grasa de la leche de almendras es saludable para el corazón porque contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que según las investigaciones pueden proteger contra las enfermedades coronarias.

Leche de soja: La leche de soja se obtiene a partir de las semillas de soja, molidas con agua y calentadas al vapor. Suele tener un alto contenido en vitamina A y E, fitosteroles  y en polifenoles, además de proteínas y elementos antioxidantes. Además, no contiene colesterol.

Leche de coco: La leche de coco contiene crema de coco, hecha de pulpa de coco, agua, sal, un espesante como la goma de algarroba, un emulsionante como la lecitina de girasol y cualquier vitamina y mineral, como el calcio y la vitamina D. La leche de coco tiene una consistencia cremosa agradable y un sabor agradable, pero tiene más grasas saturadas que otras alternativas.

leche vegetal
Pexels

Leche de anacardos: Con su textura rica y cremosa, la leche de anacardos tiene un sabor similar al de la leche de vaca tradicional. Sin embargo, si no está fortificada es relativamente baja en calcio.

Leche de lino: Esta opción tiene un sabor terroso y a nuez, y funcionará bien en cualquier dieta, seas vegano o no. Una taza de leche de lino tiene solo 50 calorías y proporciona 1200 mg de ácidos grasos omega-3. No contiene colesterol ni lactosa y es una alternativa saludable para el corazón que incluso se asocia con una presión arterial más baja.

Leche de avellanas: Dulce y con sabor a nuez, una taza de leche de avellana proporciona de 70 a 100 calorías (dependiendo de la marca). La leche de avellana tiene más del doble de proteínas que la leche de almendras. Su principal desventaja es su contenido de grasa, más alto y su contenido de calcio, más bajo que otras opciones de leche de origen vegetal.

Leche de cáñamo: Este tipo de leche se elabora a partir de las semillas de la planta de cáñamo. La leche de cáñamo es una buena fuente de calcio; una porción de 8 onzas proporciona 450 miligramos del nutriente.

Leche de quinoa: Este tipo de leche es ligeramente dulce, con sabor a nuez. Una taza de leche de quinoa contiene alrededor de 70 calorías, 1 gramo de grasa, 12 gramos de carbohidratos y 2 gramos de proteína. La leche de quinoa es rica en proteínas, fibra, vitaminas y minerales.

Continúa leyendo