Las mejores dietas para seguir en familia

¿Existen dietas aptas para seguir en familia? ¿Y que sean aptas para todos los miembros? Sí, y te hablamos de algunas de ellas. Estas dietas son a prueba de niños y mayores.

Hacer dieta puede ser como emprender un camino en solitario, pero si la haces en familia no tiene por qué ser así. Cuando seguir una alimentación saludable se convierte en un asunto familiar, el éxito es más probable, ya que si os embarcáis juntos en ello todos los miembros de la familia podrán aprender de este proceso. La clave es encontrar un enfoque que sea adecuado para todos, desde los niños hasta los más mayores (incluidos los ancianos). La mayoría de las dietas no están enfocadas a servir y alimentar a la familia, sino que se muestran como opciones a seguir de manera individual. Numerosos expertos coinciden en que a veces falta un enfoque grupal, que además puede servir para que todos los miembros se conciencien acerca de la importancia de comer equilibradamente.

Eso sí, la mayoría de los expertos en nutrición destacan que hacer dieta para bajar de peso no es apropiado para los niños, ya que necesitan muchas calorías y nutrientes. Además, hay numerosas dietas con contraindicaciones para los niños y que incluso podrían provocar trastornos alimentarios. Por suerte, se puede seguir una ‘dieta’ saludable como estilo de vida que no esté centrada en perder peso sino en alimentarse bien. Para dar un enfoque familiar a la dieta, ésta debe ser segura y nutricionalmente sólida, para satisfacer las necesidades de todos los miembros de la familia, sean los que sean. Eso deja fuera de juego a las dietas bajas en calorías y muy restrictivas que escatiman en vitaminas y nutrientes importantes, como carbohidratos o calcio. Una dieta muy restrictiva no va a funcionar bien en familia, ya que a veces es necesario hacer concesiones (si a un determinado miembro no le gusta un alimento, por ejemplo) y proponer menús poco convencionales tampoco es muy acertado.

Según los nutricionistas, algunas de las dietas más adecuadas para toda la familia son la dieta mediterránea y la dieta DASH, entre otras.

Dieta mediterránea

La dieta mediterránea define una forma de alimentarse, complementada con ejercicio físico y el clima de los países mediterráneos, y que presenta múltiples beneficios para la salud.

En términos de alimentos, la dieta mediterránea se basa en ingredientes agrícolas locales en países de clima mediterráneo (principalmente España e Italia). Básicamente, se basa en reducir el consumo de carne y carbohidratos, apostando más por alimentos de origen vegetal y grasas monoinsaturadas.

La lista de alimentos recomendados en la dieta mediterránea incluye verduras y legumbres, frutas, pescado, carnes blancas, pasta, arroz y nueces y otros frutos secos. Otro producto básico de la dieta mediterránea es el aceite de oliva. Debido a la presencia de ácido oleico y grasas vegetales, el aceite de oliva reduce el riesgo de padecer de obstrucción arterial y es rico en caroteno y vitamina E. Cabe destacar que esta dieta cuenta con una menor presencia de carnes rojas, dulces y huevos.

Dieta DASH

Quizá te suene algo menos, pero la dieta DASH  se centra especialmente en el tamaño de las porciones y está muy enfocada a reducir la presión arterial o hipertensión. En resumen, uno de sus objetivos principales es reducir el sodio en la dieta y a agregar una variedad de alimentos ricos en nutrientes, como el potasio, el calcio y el magnesio, que ayudan a disminuir la presión arterial mencionada anteriormente.

Esta dieta contiene muchos cereales integrales, frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa. También incluye algunos pescados, aves y legumbres, y se recomienda el consumo de frutos secos y semillas varias veces a la semana. Las carnes rojas, dulces y grasas están permitidas en pequeñas cantidades. La dieta DASH es muy baja en grasas saturadas.

 

 

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo