Las mejores proteínas de origen vegetal que puedes tomar

Destierra toda idea que tengas: no necesitas productos de origen animal para obtener una gran cantidad de proteínas en tu dieta.

Durante años, dietistas y médicos han insistido en que es mejor comer carne con moderación y que centrarse en alimentos de origen vegetal puede ofrecer una variedad de beneficios para la salud. Las plantas, a pesar de lo que hayas escuchado, contienen algo de proteína, y algunos tipos de plantas y productos vegetales son en realidad excelentes fuentes de este importante macronutriente que forma los músculos, ayuda a llevar oxígeno a las células y apoya la salud metabólica. Aunque los productos de origen animal como la carne roja, las aves, el pescado y los huevos son excelentes fuentes de proteínas, es completamente posible satisfacer todas tus necesidades de proteínas sin tener que ingerirlos. ¿Cuáles son las mejores fuentes de proteínas vegetales? ¡Toma nota!

Quinoa: Aunque la quinoa generalmente se trata como un grano, en realidad es una semilla. La quinoa es un grano muy antiguo único que tiene un alto contenido de proteínas y que tiene hasta nueve aminoácidos esenciales, los componentes básicos que forman las proteínas. Además del contenido de proteína, este pseudo grano también contiene altas cantidades de fibra. Una porción de una taza también puede proporcionar aproximadamente el 20% de las necesidades diarias de hierro. Además, otra de las ventajas de la quinoa es que se cocina rápidamente y es fácil de encontrar en los supermercados, además de ser bastante económica.

Nueces: Las nueces y otros frutos secos no solo contienen proteínas y grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas saludables para el corazón, sino que también contienen antioxidantes. Las proteínas de origen vegetal como las almendras contienen compuestos que protegen al cuerpo del estrés oxidativo, que puede conducir al envejecimiento, enfermedades cardíacas y algunos cánceres.  Los frutos secos también son una buena fuente de grasas saludables, que pueden beneficiar la salud cardíaca y metabólica.

Lentejas: Las lentejas son parte de la familia de las leguminosas, que también incluye a los frijoles o a los guisantes. Estas plantas contienen muchos antioxidantes. Además, media taza de lentejas contienen siete veces menos grasa en comparación con la carne de cerdo, el doble de proteína de la quinoa y cuatro veces más fibra en comparación con el arroz integral. El consumo regular de lentejas, además se ha relacionado con niveles reducidos de colesterol en la sangre, peso corporal, diabetes, hipertensión e incluso un riesgo menor de sufrir algunos tipos de cáncer.

Tofu: El tofu adquiere el sabor de lo que estés cocinando, lo que lo hace muy versátil y fácil de consumir. También es una proteína completa, ya que contiene nueve aminoácidos esenciales. Además, las personas que evitan los productos de origen animal a veces no ingieren suficiente calcio… pero el tofu puede ayudar con eso. La mayoría de este alimento es una fuente maravillosa de calcio, ya que normalmente se elabora con él.

Garbanzos: Los garbanzos son muy ricos en proteínas y son fáciles de añadir a los platos de pasta, triturados en hummus y como espesantes en sopas y salsas. Son versátiles, están llenos de nutrientes y son económicos.

Continúa leyendo