Las vacunas no se "resisten" a los antibióticos

El aumento de las resistencias a los antibióticos está llevando a buscar nuevas herramientas terapéuticas para controlar lo que podría convertirse en una epidemia.

  • Por: Sandra Pulido.

Si no se toman medidas inmediatas se preveen más de 10 millones de muertes al año por bacterias multirresistentes para 2050, según un estudio de la consultora KPMG a petición del Gobierno británico. Esta emergencia global obliga a buscar nuevas herramientas para combatir las ‘superbacterias’ con las que los fármacos actuales, como los antibióticos, ya no pueden. Así lo ha expuesto Ennio De Gregorio, director de I+D en el Centro de Vacunas de GKS de Italia, con motivo del encuentro Cómo pueden las vacunas combatir la resistencia a los antimicrobianos.

“Las vacunas juegan un papel fundamental en la lucha contra la resistencia a los antibióticos, porque una sola estrategia médica ya no es suficiente. Es necesario desarrollar nuevas clases de fármacos para salvar vidas”, destacó el experto, que por otro lado sostiene: “Las vacunas tienen de su lado la capacidad de prevenir infecciones y, por lo tanto, de disminuir la circulación de bacterias que pueden crear resistencia. Así reducen el uso de antibiótico”.

El ejemplo de la tuberculosis

Una de las bacterias más resistentes (de hecho es la que más muertes causa), y en las que se está investigando la eficacia de las vacunas es la mycobacterium tuberculosis, que provoca la tuberculosis. En 2017, más de un millón y medio de personas fallecieron por ella, y se estima que la cuarta parte de la población mundial está infectada.

Hoy, las cepas de tuberculosis resistentes a múltiples fármacos están emergiendo y extendiéndose a escala mundial, y la única vacuna disponible (desde 1921), la BCG, no proporciona protección probada y consistente en los adultos que viven en países con tuberculosis endémica.
Hace poco, GSK ha anunciado los resultados de su vacuna experimental y se ha comprobado que redujo significativamente la incidencia del mal en adultos con infección latente (infectados pero que aún no han desarrollado la enfermedad).

Más allá de la tuberculosis, existen otros casos alarmantes que muestran el peligro real de las resistencias a los antibióticos.

El caso de "New Delhi"

Especialmente preocupante es el de la enzima New Delhi, que hace que las bacterias que la poseen se vuelvan resistentes a casi todos los antibióticos, incluidos los de la familia carbapenem, principal arma terapéutica frente a las cepas resistentes a estos, y cuya tasa de mortalidad es del 30-40 % a los 30 días del contagio. Identificada por primera vez en 2008 en un paciente sueco procedente de Nueva Delhi, los expertos dieron la voz de alarma cuando empezó a detectarse en una de cada 10 cepas de E. coli, una de las bacterias más comunes en la población humana y ahora ha generado gran alerta en la Toscana (Italia), donde un brote ha infectado a más de 100 personas en el último año.

También te puede interesar:
Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo