Legumbres, Pastas y Patatas: Cómelas sin Miedo

No deben faltar en tu dieta y menos durante los meses en que hace frío. ¿Te dan miedo sus calorías? No son tan fieras como las pintan. Aprende a consumirlas de forma que no te engorden:
-Las legumbres: tómalas al menos 2 o 3 veces por semana. Su origen es vegetal y contienen proteínas de calidad y en especial minerales como el hierro. La clave para aligerarlas está en cocinarlas con verduras (caabacín, berenjena, pimiento, tomate...), sin grasa y, por supuesto, sin embutidos.
-Las pastas: en su versión integral son una fuente inestimable de fibra y tienen gran poder saciante. El truco para que sus calorías no se disparen está en tomarla al dente (si se pasa, su índice glucémico aumenta) y aliñada sólo cn salsa de tomate casera.
-Las patatas: tampoco deben falta en tu plato, porque además de poseer hidratos de lenta absoción, no cotienen apenas grasas. Prepáralas cocidas, al vapor o asadas con su piel, y renuncia a freírlas. Tienen fibra, por lo que sacian y ayudan a combatir el estreñimiento.

Continúa leyendo