Lo que debes saber sobre la eyaculación precoz

Conoce las causas y las claves para evitar la eyaculación precoz.

La eyaculación precoz es algo que se suele sufrir en silencio. Como sucede con muchas otras dolencias relacionadas con la sexualidad, casi todos los varones que la padecen se avergüenzan de reconocerlo abiertamente, por lo que realizar estadísticas fiables es complicado. Aun así, hay voces que la sitúan entre el 15 % y el 20 % de los varones, una cifra que no es nada desdeñable.

La prevalencia de la eyaculación precoz es similar en todos los países occidentales donde se estudia su incidencia. Parece ser que, por causas aún por determinar, es más baja en otras zonas del mundo como por ejemplo en Asia.

Las causas más frecuentes

La eyaculación precoz puede estar causada por factores muy diversos. Es decir, no todas tienen por qué tener el mismo origen. A pesar de lo que comúnmente se piensa, no todas son de origen psicológico pues también pueden estar derivadas de algún problema fisiológico.

Si aparece de repente, tras años de estar manteniendo relaciones sexuales, muy probablemente sea debido a causas enmarcadas en algún proceso fisiológico. Si se tiene desde siempre es conocida como eyaculación precoz primaria. Sea como sea, cada caso es único y ha de ser diagnosticado de forma personalizada por un profesional. Los centros especializados ofrecen la máxima discreción y garantizan la privacidad de todo el proceso.

A diferencia de otras condiciones que se pueden agravar con la edad (como puede ser la impotencia o disfunción eréctil), la eyaculación precoz puede aparecer en cualquier etapa de la vida, aunque suelen consultar más los hombres jóvenes, que son los que se enfrentan por primera vez a experiencias que pueden resultar demasiado estresantes o excitantes. Es por ello que su aparición suele estar relacionada más frecuentemente con la propia actividad sexual (una nueva pareja o una situación diferente) que con la edad del paciente.

Claves para evitar la eyaculación precoz

Nuestro mayor consejo para afrontarla es principalmente uno: intenta no hacer la guerra por tu cuenta. Lo ideal es buscar la ayuda de un profesional especializado, que diagnostique en profundidad el origen del problema y pueda idear una terapia combinada a medida para cada caso concreto (fármacos, psicoterapia, etc).

Muchos hombres buscan solución de forma aislada en Internet, exponiéndose a información contradictoria y a la siempre peligrosa auto-medicación. Hay que vencer la vergüenza, el miedo o la sensación de derrota que para muchos hombres supone pedir ayuda a un especialista. No es muy distinto de la insuficiencia de otro órgano del cuerpo como un riñón o un oído.

Cabe destacar que esta dolencia es algo que afecta muy sensiblemente a las relaciones de pareja. Por tanto, otro buen consejo que damos siempre es intentar tratarlo en común. Trabajar la comunicación, la comprensión y la empatía. Desterrar la culpabilidad y la ansiedad es uno de los primeros pasos, y rara vez se puede dar sin ayuda de la pareja.

Hoy en día la eyaculación precoz puede ser mejorada e incluso revertida. Existen tratamientos eficaces si se indican adecuadamente. Buscar ayuda médica es quizás la parte más difícil pero, también el comienzo de encontrar una solución fiable y duradera.

Por: Dr. Natalio Cruz Navarro, especialista en urología, jefe del servicio andrológico Andromedi y miembro de TopDoctors

Continúa leyendo