Lo que ocurre si tomas demasiada fibra

Las claves para consumir fibra. El exceso tampoco es bueno...

En temas de salud, también suele haber noticias de moda. A raíz de haber hablado del incremento en la incidencia de cáncer de colon en España (más de 40.000 casos nuevos al año), ha salido a relucir de nuevo en el papel de la fibra como factor preventivo: debemos comer más fibra y de esa manera se disminuye el riesgo de padecer cáncer de colon.

Algunos se lo toman demasiado a pecho y esto puede llevarles a padecer algunos problemas de salud. Es verdad que el miedo a padecer este tumor hace que algunas personas llenen su dieta de fibra, pero el equilibrio está en no pasarse ni quedarse corto: la moderación es la clave.

También te puede interesar:

Fibra, sí, pero en su justa medida

La fibra es conocida por su papel para combatir el estreñimiento. Pero no siempre lo mejora. De hecho, al tomarlo empeoran hasta el 40 % de los pacientes estreñidos. La fibra es un elemento formador de masa fecal. Puede ser estimulante de la defecación para algunas personas, pero puede ser un lastre en el caso de pacientes con un intestino perezoso o de escasa capacidad propulsiva.

Por su carácter hidrófilo, la fibra se comporta como una gelatina que absorbe el agua, por ello debe consumirse con abundante agua porque de lo contrario se apelmaza en el interior del tubo digestivo. Por eso también se puede emplear, paradójicamente, para tratar algunos procesos diarreicos crónicos en los que las heces tienden a ser muy líquidas. En diarreas de diabéticos de larga evolución o neuropatías intestinales secundarias a enfermedad de Parkinson, los suplementos de fibra pueden contribuir a que las heces salgan más formadas y se puedan retener mejor.

En definitiva, la fibra es un complemento útil, pero tiene sus indicaciones médicas y no es el remedio perfecto en el 100 % de los casos. Si hemos hablado en general de que debemos consumir más fibra para prevenir el cáncer de colon, tampoco hay que pasarse, todo en su justa medida y mejor si lo indica un médico.


Por: Dr. Luis Miguel Benito, digestólogo y experto de Doctoralia.

CONTINÚA LEYENDO