Los cinco alimentos que más fortalecen los huesos

Lo que comes tiene un gran efecto en tu esqueleto a lo largo de los años. ¡Estos son los alimentos más beneficiosos para los huesos!

Vale la pena cuidar tus huesos. Tu esqueleto no sólo te ayuda a moverte y mantenerte erguido, sino que también te ayuda a proteger tus delicados órganos internos y suministran minerales clave como calcio y fósforo cuando el cuerpo los necesita para otros usos. Desafortunadamente, a partir de los 40 años, estas importantes estructuras comienzan a perder masa, a medida que el cuerpo deja de reemplazar los huesos. 

Esta pérdida gradual puede afectar a tu capacidad para moverte por tus propios medios y aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad debilitante como la osteoporosis. ¿Cómo combatir estos problemas? La solución es sencilla: pasa por abastecer al cuerpo de los nutrientes necesarios para detener el deterioro de los huesos. Para desarrollar y proteger huesos sanos, asegúrate de incluir estos alimentos en tu dieta.

Lácteos: Hay una razón por la que los productos lácteos como la leche, el yogur y el queso siempre surgen en las conversaciones sobre la salud ósea: están cargados de calcio, el principal nutriente que contribuye a la fuerza y estructura de los huesos. ¿Las mejores opciones? Los lácteos fortificados con vitaminas liposolubles que son clave para desarrollar huesos fuertes, como la vitamina A o la vitamina D, según los expertos.

Frutos secos: Las nueces contienen algo de calcio, pero también ofrecen otros dos nutrientes esenciales para la salud ósea: magnesio y fósforo. El magnesio ayuda a absorber y retener el calcio mejor en los huesos, mientras que el fósforo es un componente clave de los huesos: aproximadamente el 85 por ciento de este compuesto se puede encontrar en huesos y dientes. Nueces, cacahuetes o almendras son buenas opciones.

Verduras verdes: ¡Como si necesitaras otra razón para comer verduras! Los vegetales de hoja verde, llamadas verduras crucíferas, proporcionan varios nutrientes que apoyan la salud ósea, como la vitamina K y el calcio. ¿Algunas de ellas? Espinacas, hojas de nabo, col rizada, kale, repollo y brócoli.

verduras
iStock

Semillas: Al igual que las nueces, las semillas también proporcionan calcio, magnesio y fósforo. Las semillas de chía, la linaza, las semillas de calabaza y las semillas de sésamo son solo algunas de las mejores variedades de semillas para agregar a su dieta: también proporcionan fibra, así como ácidos grasos omega-3, que son un tipo de ácido graso poliinsaturado que puede reducir el colesterol, reducir la inflamación en el cuerpo y mantener el cerebro y el sistema nervioso funcionando sin problemas.

Judías: Todo tipo de judías, incluidos frijoles negros, edamame, judías pintas… brindan una abundante dosis de nutrientes para la formación de los huesos como el magnesio, el calcio y el fósforo. Además, las judías suelen tener un alto contenido de fibra y proteínas, lo que puede ser especialmente útil para quienes siguen una dieta vegetariana. 

Continúa leyendo