Vídeo de la semana

Los mejores alimentos fermentados para una mejor salud intestinal

Estos alimentos están cargados de probióticos que son beneficiosos para la macrobiota intestinal. ¡Inclúyelos en tu dieta!

kefir
iStock

Cuando se trata de proteger la salud intestinal, pocas cosas resultan más recomendables que la ingesta de alimentos fermentados. Los alimentos fermentados contienen microorganismos vivos, también conocidos como probióticos, que pueden ayudar a mantener la diversidad del microbioma intestinal, que está compuesto por billones de microorganismos y su material genético. Estos microorganismos, que viven en el tracto intestinal, están compuestos principalmente por bacterias que son cruciales para la digestión y la absorción de nutrientes. Los microorganismos intestinales también están asociados con el mantenimiento del metabolismo y del peso corporal y con la regulación del sistema inmunológico.

Tener una mayor diversidad de microorganismos en el intestino es importante, porque una menor diversidad se asocia con una serie de enfermedades crónicas, que incluyen alergias, diabetes, enfermedades autoinmunes o incluso algunos tipos de cáncer. Una investigación publicada en la revista Cell sugiere, también, que seguir un régimen alimenticio rico en alimentos fermentados aumenta la diversidad de los microbios intestinales y reduce los signos moleculares de inflamación. Pero, ¿cuáles son los mejores alimentos fermentados que se pueden tomar? ¡Descúbrelos!

Kéfir: El kéfir es un producto lácteo fermentado que se basa en la leche de vaca, cabra u oveja. Cuando la leche se combina con granos de kéfir que consisten en levadura y bacterias buenas, fermenta para producir una bebida espesa similar al yogur que está llena de calcio y probióticos buenos para el intestino. El kéfir se puede usar en recetas de todo tipo, para hacer batidos o consumirse solo, como los yogures.

Kombucha: La kombucha es un té fermentado, picante y gaseoso que generalmente se hace con té verde o negro y se aromatiza con hierbas o frutas. A través del proceso de fermentación, obtiene levaduras y bacterias buenas para el intestino. Eso sí, elige opciones que tengan azúcar agregada en una cantidad razonable, alrededor de 4 gramos por porción o menos.

kombucha
iStock

Miso: El miso es una pasta de sabor intenso hecha de cebada fermentada, arroz o soja. A menudo se usa para realzar el sabor de alimentos y de otros platos como sopas, ensaladas o adobos, sobre todo en la cocina oriental. El miso contiene muchos probióticos que son buenos para la salud intestinal.

Chucrut: También conocida como col fermentada, el chucrut se produce fermentando el repollo en bacterias del ácido láctico. El chucrut proporciona no solo probióticos sino también fibra, que es beneficiosa para mantener la regularidad del sistema digestivo. Mucha gente come chucrut directamente del frasco o en combinación con salchichas, sobre todo en países como Alemania. Pero puede usarse en una variedad de platos, que incluyen ensaladas, sopas e incluso sandwiches.

Tempeh: Hecho de soja fermentada, el tempeh presenta una textura densa similar a una torta que se puede usar como fuente de proteínas para cocinar y se marina fácilmente para adquirir otros sabores. Es similar al tofu, aunque la textura es diferente y es una buena fuente de proteínas. Puede usarse en bocadillos, sopas, guisos y todo tipo de platos salteados como una excelente alternativa a la carne.

Continúa leyendo