Los mejores alimentos para una cena saludable

Por la noche, el metabolismo es más lento porque el cuerpo se prepara para el reposo. Descubre cuál es la cena ideal para no engordar y dormir bien.

Alimentos para una cena saludable

Por la noche, el metabolismo es más lento porque el cuerpo se prepara para el reposo. Descubre cuál es la cena ideal para no engordar y dormir bien.

Que el metabolismo se ralentice por la noche no quiere decir que debas dejar de cenar: muchas personas no comen antes de dormir para adelgazar y eso no es saludable. Lo correcto es alimentarse cada tres horas, un hábito clave para mantener al metabolismo activo.

Simplemente, es necesario ingerir alimentos más ligeros, con menor valor calórico, sin grasas, de fácil digestión y sin altas concentraciones de sodio ni azúcares. Por ello, en cualquier caso, debes evitar los alimentos procesados, ricos en estas sustancias que dificultan la digestión, engordan y perjudican a tu salud.

El horario de la última comida también es importante. Lo ideal es tomar la cena antes de las 20:30 h, ya que hasta esa hora el metabolismo aún mantiene un nivel de actividad relativamente alto. Si ello no es posible, hay que procurar cenar, al menos, 2-3 horas antes de irse a la cama. Y es recomendable establecer un horario fijo y tratar de cenar siempre a la misma hora.

También te puede interesar:

Pero ¿cuáles son los alimentos ideales para una cena saludable? Hay muchas posibilidades: una ensalada con salmón y manzana, una sopa de pollo con legumbres, tostadas con queso fresco, un sándwich de pan integral y pechuga de pavo, yogur con frutas, etc.

 

Lo que no debe faltar en una cena sana

Proteínas: generalmente, son alimentos bajos en grasas y calorías, además de muy saciantes. Son ideales en las cenas, porque nos ayudan a mantener los niveles de azúcar estables a lo largo de la noche.

Lácteos: la leche, el queso o el yogur –mejor, desnatados– contienen triptófano, un aminoácido que produce serotonina, que a su vez aporta sensación de bienestar y relax.

Verduras y frutas: aportan pocas calorías y son alimentos ligeros pero muy ricos en nutrientes esenciales para nuestro organismo.

Infusiones y tisanas: tomar una valeriana, una manzanilla o un té de rooibos es una opción excelente para después de cenar, por sus propiedades digestivas, relajantes y depurativas.

CONTINÚA LEYENDO