Los mejores consejos para comer bien y perder peso

Se habla mucho sobre qué debe hacerse para perder peso y sobre qué alimentos debemos añadir a nuestros menús si queremos comer bien. Hoy te enseñamos algunos consejos para hacerlo.

¿Quieres comer bien y perder peso? No debería ser tan difícil como muchas veces lo plantean, ni tampoco convertirse en una obsesión insana. Se trata de incluir una serie de hábitos en nuestra vida que nos hagan bien y ayuden a nuestro cuerpo, y no de complicarnos la vida con dietas estrictas ni cánones imposibles.

Aunque cada cuerpo es un mundo y la mejor alternativa para conseguir una dieta que se ajuste plenamente a nuestras necesidades es acudir a un especialista, existen algunos consejos generales que puedes aplicar a tus menús para comer un poquito mejor. Hoy te enseñamos algunos de ellos para que te cuides y mejores tu calidad de vida. 

Cuidado con los azúcares añadidos

El azúcar es un alimento que está presente en muchos más alimentos de los que creemos. Por desgracia, es facilísimo tomar azúcar involuntariamente en forma de bebidas o pan. Incluso muchos alimentos que están etiquetados como sanos o integrales contienen grandes cantidades de azúcar. Si queremos cuidar nuestra salud, es muy importante que nos acostumbremos a leer las etiquetas de las comidas que compramos para asegurarnos de que estamos eligiendo siempre las versiones más saludables. Un estudio realizado por el Hospital Universitario de La Paz en Madrid demostró la influencia del consumo de azúcar en la ganancia de peso y enfermedades como la obesidad. Por tanto, si quieres perder peso pero sientes que no lo consigues, quizá estás tomando mucho azúcar... ¡y sin saberlo!

Incluye proteína en tus desayunos

Hemos escuchado muchas veces que la mejor hora para tomar el desayuno es la noche, porque nuestros músculos se encuentran en reposo y pueden aprovechar las propiedades que les aportan las proteínas. La proteína cuenta con una gran variedad de beneficios para nuestra salud: eso lo tenemos claro. Sin embargo, limitar el consumo de proteína a las últimas horas del día también puede ser un error. La Sociedad Americana de Nutrición demostró recientemente en un estudio que incluir proteína en tu desayuno puede reportar enormes beneficios a tu salud, ya que controlará tu apetito y te hará sentir más saciada durante el resto del día. 

Bebe mucha agua

Una de las causas de tu aumento de peso puede ser que estés confundiendo el hambre con la sed. Normalmente tenemos unas rutinas bastante ajetreadas que hacen que descuidemos cosas tan imprescindibles como una buena hidratación. El agua juega un papel bastante importante en tu proceso de pérdida de peso, como demostró un estudio realizado por Nutrición Hospitalaria. Beber el agua que necesitamos nos ayuda a tener una sensación de estómago lleno. Además, el contraste de temperatura entre el agua y nuestro cuerpo hace que quememos más calorías. Por tanto, si quieres perder peso, asegúrate de que bebes la suficiente agua. 

No te castigues

Cuando comenzamos dietas o regímenes tendemos a verlo como una especie de castigo. Esto no debería ser así. La idea no es que pienses que jamás volverás a comer tu comida favorita o que hay alimentos de los que toca despedirse para siempre, sino que quieres cuidarte e incluir mejores hábitos en tu día a día para estar mejor. Restringirte, castigarte y llenar tu cabeza de prohibiciones sólo te hará estar más ansiosa, lo que implicará un mayor malestar y puede que incluso decidas abandonar tu objetivo de perder peso por estar sometida a demasiada presión. La mejor solución es que comas de manera consciente y que escuches a tu cuerpo para poder darle lo que necesita en cada momento. Si necesitas ayuda de cualquier tipo, no dudes en consultar con un profesional. 

Continúa leyendo