Vídeo de la semana

Los nutrientes que evitarán que tu piel sufra con el frío de otoño

¿Tienes la piel más seca y agrietada con la bajada de la temperatura? Aquí tienes los nutrientes y alimentos que deberías tomar.

Los nutrientes que evitarán que tu piel sufra con el frío de otoño
Pexels

Seguro que ya lo has notado: has pasado de tener una piel hidratada y jugosa en verano a una piel más seca y tirante ahora que ha empezado a refrescar y estamos en otoño. La piel sufre más con la bajada de la temperaturas debido a los efectos del aire frío, de los vientos cortantes y del aire caliente de las calefacciones. Y por todo ello puede resecarse, picarte, enrojecerse y agrietarse con más frecuencia en esta época del año. Por suerte, puedes combatir la piel seca en otoño y en invierno no solo con productos humectantes y cremas hidratantes, sino también con los remedios que ayudan en todos los aspectos de la salud: mucha agua y una dieta rica en los siguientes nutrientes. ¡Toma nota de ellos!

Ácidos grasos omega 3: Estas son grasas poliinsaturadas que ayudan a mantener la capa saludable de lípidos intracelulares en el estrato córneo y evitan que el agua se escape. ¿Algunos otros beneficios de consumir ácidos grasos omega-3? Mantienen la barrera cutánea más flexible y más duradera para resistir el estrés y el frío externo. También tienen propiedades antiinflamatorias. ¿Dónde encontrarlo? Principalmente en el pescado azul, como el salmón, el atún, las sardinas o la trucha.

Proteínas: Comer proteínas ayuda al cuerpo a reparar y a formar tejidos. También proporcionan aminoácidos que contribuyen a la producción de los tres tipos de proteínas en la piel: colágeno, elastina y queratina, la principal proteína de la barrera cutánea. Encuéntralas en carnes magras, en los huevos o en las legumbres.

alimentos piel
Pexels

Minerales: El zinc, el selenio y el cobre ayudan a mantener la salud de la piel. El zinc es importante para la función inmunológica de la piel, ya que ayuda a proteger contra los daños causados por la sobreexposición al sol y ayuda a curar las heridas. El selenio, por su parte, combate la inflamación. Y el cobre apoya la producción de colágeno. 

Vitamina A: Esta importante vitamina combate la inflamación que puede provocar la sequedad de la piel en invierno. Se encuentra en los huevos, en los cereales de desayuno fortificados, en la leche fortificada y en las frutas y verduras de color naranja y amarillo como las zanahorias y los pimientos.

Vitamina C: Esta vitamina protege la piel contra la luz ultravioleta y ayuda a producir colágeno. La vitamina C también es un antioxidante que intercepta los radicales libres (moléculas que dañan las membranas celulares y el ADN) y los elimina antes de que dañen la piel. Puedes encontrarla en frutas cítricas como las naranjas o los limones y en las verduras, principalmente.

Vitamina E: Al igual que la vitamina C, la vitamina E es un antioxidante que combate los radicales libres y la inflamación que causan. Esta vitamina, sin embargo, protege las grasas en la piel mejor que la vitamina C, lo que ayuda a mantener la humedad en la piel. Se encuentra en los aceites vegetales, en las nueces y otros frutos secos, en las semillas y en las hortalizas de hoja verde.

También te puede interesar:

Continúa leyendo