Vídeo de la semana

Los peores enemigos del blanco de tu dientes

Unos dientes blancos y brillantes son el ingrediente principal de una bonita sonrisa, pero no siempre es fácil mantenerlos en perfecto estado.

  • Por Inma Coca

El tabaco es uno de los mayores peligros, tanto para el esmalte como para la salud, en general. Pero hay otros muchos factores que pueden alterar el tono de tu dentadura. Si te preocupa tu dentadura, es posible que no sepas cómo cuidarla bien. 

En primer lugar, recuerda que debes cepillar tus dientes después de cada comida y mínimo 3 veces al día. Es mejor esperar 30 minutos después de comer para lavarte los dientes. En el caso de una afección bucodental, debes acudir a tu dentista habitual para realizarte un chequeo y que te aconseje las mejores pautas para ti. Por otro lado, evita algunos alimentos que pueden dañar tu esmalte.

La salud de tu boca incide directamente en tu salud y debes de prestarla mucha atención. Además, nuestra sonrisa es nuestra carta de presentación para el mundo. ¡Cuidémosla!

  • Café y té: Tan extendidos y habituales como dañinos. El café y el té en sus variantes oscuras, como el negro o el rojo, oscurecen los dientes de forma gradual. Esto es debido a su alta concentración en cromógenos, un tipo de bacteria que produce pigmentación. El menos dañino es el té verde.
  • Vino: El efecto del vino tinto es casi inmediato y es que solo hace falta tomarse una copa para que tanto los dientes como parte de los labios se coloreen. En este caso, además de los cromógenos, entran en juego los taninos, que, aparte de dar ese color tan especial al vino, son un grave peligro para el esmalte, debido a su acidez.
  • Frutas y verduras de colores intensos: A pesar de lo beneficioso que es aumentar el consumo de frutas y verduras, existe un grupo reducido con el que debemos tener especial precaución e intentar cepillarnos los dientes lo antes posible. En este grupo, encontramos aquellos que tienen un color fuerte y oscuro, como las cerezas, los arándanos, la remolacha o el tomate. Su pigmento es tan potente que puede llegar a penetrar en el esmalte. Por eso, cuanto antes lo retires, mejor.
  • Alimentos ácidos: Un buen ejemplo son los cítricos. En este caso, el problema no es tanto el que coloreen el esmalte, sino que lo dañen, precisamente, debido a su acidez, que participa en la descalcificación del esmalte dental y provoca un desgaste prematuro. Para evitarlo, espera una media hora tras su consumo antes de cepillarte y, así, no dañarás tanto el diente.

A favor

No todo es dañino, de hecho, algunos alimentos ayudan a mantener una sonrisa radiante y unos dientes sanos. Apunta:

  • Manzana: Siempre se ha dicho que, si no se tiene a mano un cepillo de dientes, comerse una manzana puede compensar en un momento puntual. Además de que su textura ayuda a arrastrar posibles trozos de comida que queden entre los dientes, sus componentes favorecen la secreción de la saliva para luchar contra esos agentes ácidos quetanto daño provocan.
  • Lácteos: Todos sabemos que el calcio es bueno para los dientes, pero, además, el ácido láctico ayuda a equilibrar el pH de la boca.

Continúa leyendo