Los secretos del colágeno: qué es y para qué se necesita

En los últimos años, se recomienda como un remedio para combatir los síntomas de la edad, tanto en el campo de la belleza como el de la salud. Aquí despejamos las dudas acerca de su relación con la alimentación y sus efectos.

  • Autor: Carmen López

Suplementos alimenticios, cremas para la cara y otros productos son algunas de las ayudas que se publicitan para obtener los niveles de colágeno suficientes para retrasar los efectos del paso de los años en el organismo. No solo en lo referente a las arrugas, sino también para proteger algunas partes del cuerpo sensibles al envejecimiento, como las articulaciones.

Como en todo lo que tiene que ver con la salud, la vía natural para preservar la salud –y un aspecto joven– es la alimentación, pero ¿funciona? ¿Qué es realmente el colágeno? ¿Es necesario aumentar el consumo de ciertos productos y bajar el de otros?

La dietista nutricionista Marta Abardia Pijuan nos ha ayudado a despejar muchas de esas dudas, para ser conscientes de lo que podemos hacer para cuidarnos de manera efectiva.

Qué es el colágeno

La experta explica que se trata de una proteína que el organismo produce de manera natural. Se encuentra en tendones, articulaciones, piel, huesos, músculos, córnea, cuero cabelludo, encías y en los vasos sanguíneos. El cuerpo empieza a generar cada vez menos con el paso del tiempo.

A partir de los 30 años, aproximadamente, la producción de colágeno disminuye a la mitad que en la adolescencia. Además, su síntesis se reduce de manera muy considerable en las mujeres con la menopausia.

¿Se puede reforzar con la alimentación?

Sí, es posible. Como dice Abardia Pijuan: “Una buena alimentación puede retrasar los síntomas de la falta del colágeno”. La dieta adecuada sería una que fuese rica en vitaminas, minerales y proteínas. Hay algunos alimentos en los que el aporte de colágeno es especialmente elevado. Estos podrían ser:

  • Alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos ( limón). También entrarían en la lista
    el kiwi y las fresas.
  • Tomate y pimientos, ya que el licopeno (un antioxidante) que se encuentra entre sus nutrientes ayuda a sintetizar el colágeno.
  • Proteínas de origen vegetal: frutos secos, semillas, legumbres, soja y derivados.
  • Proteínas de origen animal: carnes magras, huevos, pescados y lácteos.
  • Gelatina en láminas (la que se utiliza para diversas recetas). Algunos productos concretos de procedencia animal, como los pies de cerdo o los caldos cocinados con huesos.

¿Son necesarios los suplementos alimenticios?

Antes de plantearse el uso de suplementos, lo más importante es llevar una dieta equilibrada. La dietista afirma que “actualmente, los estudios no confirman que incluir suplementos de colágeno en nuestra dieta sea una medida eficaz.

Por mucho que te suplementes, si tu estilo de vida no es saludable, este colágeno que te vas a tomar de más no te
va a beneficiar en nada. Lo más importante es evitar el tabaco, el sedentarismo y el llevar una mala alimentación”.

También te puede interesar:

Continúa leyendo