Vídeo de la semana

Los seis mejores grupos de alimentos de la dieta mediterranea

¿Cuáles son los alimentos indispensables de la dieta mediterránea? ¡Toma nota de estos grupos alimenticios básicos que la componen!

dieta mediterranea
iStock

La dieta mediterránea no es una dieta específica. Es una dieta inclusiva y sostenible que abarca también un estilo de vida y un enfoque de la alimentación propios. Una dieta que, considerada como una de las mejores del mundo, favorece los alimentos de origen vegetal, pero también incluye algunas proteínas magras, mariscos y productos lácteos. Y es que aunque ningún alimento o grupo de alimentos se excluye específicamente de esta dieta, sí que se favorecen los productos de temporada enteros y se reducen los azúcares añadidos limitados, los alimentos procesados y la carne.

Pero… ¿cuáles son los grupos de alimentos que sí o sí deben estar presentes en la dieta mediterránea? Te los contamos:

Verduras sin almidón: La piedra angular de la dieta mediterranea son las verduras coloridas. Ejemplos incluyen las que no tienen almidón, como la col rizada, las espinacas y las acelgas, los pimientos, las berenjenas, las cebollas, los tomates, las coles de Bruselas, las judías verdes, los espárragos o el brócoli, que pueden usarse en ensaladas, revueltos, cremas y mutltud de platos.

Legumbres: La dieta mediterránea hace un amplio uso de diversas judías y legumbres. Estos alimentos ricos en fibra y proteínas pueden reemplazar la carne y otros productos animales al tiempo que ofrecen una variedad de beneficios para la salud. Algunas excelentes opciones incluyen los garbanzos, las habas, los frijoles negros, las judías blancas, los guisantes y las lentejas.

legumbres
iStock

Nueces y semillas: Las nueces y las semillas tienen un alto contenido de fibra y están cargadas de grasas buenas que protegen el corazón. Solo debes tener cuidado con el tamaño de las porciones, ya que también son ricas en calorías. Pero las nueces y las semillas pueden ayudarte a sentirse satisfecho por más tiempo, lo que puede ayudarte, también, si estás tratando de controlar su peso. Casi cualquier tipo de nuez o semilla tiene un lugar en la dieta mediterránea, siempre que no esté cubierta con sal. Algunas opciones deliciosas y versátiles incluyen las nueces, las almendras, las semillas de lino, los pistachos, las semillas de chía, los anacardos, las semillas de cáñamo y las semillas de calabaza.

Fruta: Al igual que con las verduras, cuanto más colorida sea la fruta, mejor. Cuanto más brillante sea el color, más antioxidantes y fitonutrientes antiinflamatorios contiene una fruta. Busca bayas, como arándanos, moras y fresas; caquis, granadas, cerezas, melocotones, naranjas, manzanas, uvas, peras, plátanos y kiwis.

Cereales integrales: Normalmente provienen de pastos como el trigo, la cebada o el arroz. Lo que los hace "completos" es que se han procesado mínimamente. Esto significa que no se han molido hasta el punto en que se les ha quitado el casco exterior y mantienen una semilla o germen intacto. Por ello contienen mucha más fibra que sus contrapartes ultraprocesadas. Los granos integrales que debes agregar a tu dieta incluyen la avena, la quinoa, el arroz integral, la cebada o el farro.

Proteínas magras: Si bien la dieta mediterránea se considera una dieta basada en plantas, en ella también hay espacio para algunas proteínas animales magras, especialmente mariscos y pescados como el salmón, el atún o los mejillones y las carnes blancas, como la de pollo, la de pavo o la de conejo.

Continúa leyendo