Mal olor en la piel. ¿A qué se debe?

La bromhidrosis se manifiesta tanto en mujeres como en hombres a partir de los 15 años.

Mal olor en la piel. ¿A qué se debe?
Gtres

La bromhidrosis es una enfermedad que provoca un mal olor corporal difícil de eliminar. Aunque pueda pensarse lo contrario, no está relacionado con la higiene corporal, sino que la responsabilidad recae en el mal funcionamiento de las glándulas apocrinas, localizadas sobre todo en las axilas y el pecho.

Según el dermatólogo Manuel Fernández, “no se produce más sudor, sino que la secreción de estas glándulas tiene ceramidas distintas. Cuando ese sudor entra en contacto con las bacterias que todos tenemos en la piel, la descomposición produce amonio y ácido grado, lo que genera el fuerte olor”.

Aunque normalmente se asocia esta enfermedad a la genética, lo cierto es que hay otros factores que pueden favorecer la bromhidrosis, como bien afirma el doctor: “puede estar siendo generado por causas metabólicas. Por ejemplo, la diabetes, enfermedades de tiroides, alteraciones en la glándula suprarrenal, entre otras. También hay fármacos que lo producen, como algunos antidepresivos”.

Además, la alimentación también tiene mucho que ver en el mal olor, por lo que se aconseja evitar en la medida de lo posible productos como la cebolla, el ajo y las especias, así como moderar el consumo de bebidas alcohólicas y el tabaco.

Por otra parte, los expertos también recomiendan que los que sufran la enfermedad tengan en cuenta la depilación, ya que el vello corporal es uno de los factores que hace que se sude más.

Aunque es difícil ocultar el mal olor, “el paciente debe usar jabones que llevan germicidas en su composición para eliminar las bacterias de la piel y que en definitiva son las que descomponen el sudor. Además, también se recomiendan antibióticos tópicos en lugar de cremas hidratantes”, comenta Manuel Fernández.

Esta enfermedad se da tanto en mujeres como en hombres y comienza a manifestarse a partir de los 15 años. Sin embargo, en las mujeres puede ser más leve a partir de la menopausia.

Continúa leyendo