Marca el paso

Si quieres lucir una silueta estilizada y airosa solo necesitas andar de la forma correcta. Así se hace.

Si quieres lucir una silueta estilizada y airosa solo necesitas andar de la forma correcta. Así se hace.

 

Cabeza erguida

Caminar con la cabeza agachada da muy mala imagen. Además, si lo haces habitualmente es muy difícil modificar esa postura y puede darte problemas de espalda. Hay que mirar al frente y estirar la nuca. Cada noche, camina descalza unos minutos: primero normalmente y luego de puntillas.

 

Busca el equilibrio

Los movimientos te resultarán más fáciles y ágiles si el centro de gravedad está bien situado. Para lograrlo haz este sencillo ejercicio: da un paso al frente y, en esta posición, ponte de puntillas manteniendo el equilibrio 10 segundos; repite 10 veces y cambia de punto de apoyo en cada uno.

 Sigue un ritmo

Da pasos largos, pero sin llegar a correr. Procura llevar siempre un mismo ritmo a paso ligero. De esta forma te cansarás menos y te sentirás mejor. Resulta difícil caminar con agilidad si tienes las piernas pesadas. En caso de tener problemas de circulación, date masajes con un gel refrescante.

 

Estírate a menudo

Repite los estiramientos varias veces al día, ya que con la edad y la vida sedentaria el esqueleto tiende a encogerse. Con los brazos extendidos hacia arriba, manos cruzadas y palmas vueltas hacia el techo, estírate 15 segundos tomando conciencia de ello e inspirando a fondo.

 Zapatos adecuados

El zapato marca el paso. Si es demasiado plano o muy grueso, resulta poco femenino. Si el tacón es muy alto, el resultado será un contoneo exagerado y deformaciones en los pies y en la columna. Durante el día, el zapato ideal es el que tiene un tacón de 5 cm y de horma ancha.

 

Elimina tensiones

Resulta imposible moverse con gracia cuando estás rígida o muy tensa por el estrés. Cuando vayas por la calle, procura relajar los hombros y dejar los brazos sueltos. Mientras andas, intenta contraer únicamente el vientre y los glúteos para reforzar los músculos.

 

Caminar con encanto

Mírate en un espejo; ¿qué ves? Espalda curvada, pecho hundido… Analiza tus puntos débiles con objetividad y toma las medidas oportunas. Imposible andar con garbo si tienes mala postura, incluso cuando estás quieta.

 

Apúntate a clases de baile; son el mejor ejercicio para adquirir soltura y gracia en los movimientos.

Continúa leyendo