Medidas contra el anisakis

Con la llegada del buen tiempo resultan más apetecibles los alimentos crudos o poco cocinados. Extrema las precauciones con el pescado, que puede contener anisakis, un parásito muy dañino para la salud.

Con la llegada del buen tiempo resultan más apetecibles los alimentos crudos o poco cocinados. Extrema las precauciones con el pescado, que puede contener anisakis, un parásito muy dañino para la salud.

El anisakis es un parásito que vive en el conducto digestivo de muchas especies de pescado como el arenque, la sardina, el boquerón, el bacalao, la merluza, el jurel o la caballa, entre otras.

Las malas prácticas de congelación en alta mar del pescado, con la incontrolada eliminación de las vísceras (ya que es donde el parásito se aloja), es lo que está produciendo la contaminación de los mares.

Cuando se consume pescado crudo, marinado o poco cocinado, las larvas pueden pasar al aparato digestivo humano y provocar dos tipos de patologías:

 

También te puede interesar:

Alteraciones gástricas

Las larvas se instalan en el tracto grastrointestinal y pueden producir inflamación hasta llegar a perforar el estómago o intestino e infectar a otros tejidos y órganos en los casos más graves.

Los síntomas se presentan con dolor abdominal, naúseas, vómitos y diarreas. Ante estos síntomas y la sospecha de estar asociados a la ingesta de pescado crudo, se debe acudir rápidamente al médico.

Las técnicas endoscópicas permiten detectar las larvas y extraerlas, aunque a veces, puede ser necesaria la intervención quirúrgica.

 

Reacción alérgica

Hay personas que cuando ingieren pescado infectado por este parásito presentan síntomas que van desde una simple urticaria o un angiodema (grandes ronchas en la piel) a cuadros más graves como shock anafiláctico, que requieren de ingreso hospitalario.

Aunque cada vez es menos frecuente, existen algunos casos extremos que han derivado en muerte.

El diagnóstico se realiza a través de pruebas como la detección de anticuerpos inmunoglobina E, así como de sensibilidad cutánea.

 

Cómo actuar

Estas normas de actuación son decisivas para reducir al máximo el riesgo de contraer la enfermedad causada por el anisakis:

1 – No ingieras pescados ni cefalópodos crudos, ahumados en frío, marinados, en vinagre, ceviche, carpaccio o sushi.

2 – Compra siempre el pescado limpio y sin vísceras (tripas).

3 – Consume preferentemente colas de pescados grandes y procura evitar las áreas ventrales cercanas al aparato digestivo del pescado.

4 – Hay que congelar el pescado que vayas a comer, tanto cocinado como crudo, al menos a -20 grados durante una semana en frigoríficos de tres a cuatro estrellas. Este es el procedimiento más eficaz para inactivar el parásito, ya que las larvas congeladas pierden su capacidad de producir la enfermedad.

5 – Comprueba que el cocinado al horno, a la plancha y al microondas esté bien hecho, pinchando la pieza con un tenedor o cuchillo; la carne debe desprenderse fácilmente de la espina y tener un color opaco.

Una regla general es cocinar, durante al menos diez minutos, las piezas de 2,5 cm de grosor a una temperatura que oscila entre 55ºC y 70ºC. El calor asegura la completa destrucción de las larvas del parásito.

6 – Es aconsejable consumir el pescado ahumado en caliente y pasteurizado. Aunque no es necesario congelar el salmón que se compra ahumado, ya que en su procesado industrial se acaba con el anisakis

7 – Asegúrate siempre de comer en bares y restaurantes que ofrezcan las garantías suficientes. La normativa obliga a un ciclo de congelación de 24 horas para todo el pescado que se sirva al público.

 

Elige bien el pescado que comes

- No causan la enfermedad, aunque se consuman crudos: ostras, mejillones, almejas, coquinas y demás moluscos bivalvos. Tampoco los pescados de aguas continentales y de piscifactorías de agua dulce (truchas o carpas).

- También se puede comer en crudo, y sin congelar, pescados desecados (bacalao) y las semiconservas tratadas con sal y calor, como las anchoas.

- Hay que tener cuidado con los boquerones en vinagre y pescados en escabeche y marinados, huevas crudas y arenques.

 

¿Afecta fácilmente a las personas?

Según los últimos datos, en España, un 36% del pescado tiene anisakis. El que viene del Cantábrico es el que más tiene (50%).

Es muy difícil medir el número de alérgicos, aunque hay datos que oscilan entre el 6% y el 56% de la población. Aunque está claro que es más frecuente en las regiones cantábricas.

CONTINÚA LEYENDO