Melanoma en la diana del dolor

Una nueva terapia experimental empieza a dar resultados en este tipo de tumores. Se trata de las células TIL. ¿Estamos ante un cambio en su tratamiento?

  • Autor: Carmen M López

El abordaje del melanoma avanza en el escenario de la medicina de precisión. La última novedad terapéutica en este campo la trae el Hospital General de Valencia, que ha aplicado una nueva estrategia de inmunoterapia a dos pacientes de melanoma, en los que habían fallado todo tipo de tratamientos. Se trata de la terapia con células TIL, uno de los procedimientos experimentales más avanzados en inmunoterapia. Desde hace tiempo, la comunidad científica apuntaba a esta estrategia y todo indica que cada vez se está más cerca.

Este hospital es el único centro en la Comunidad Valenciana que lo ha realizado y lo está desarrollando, de momento, para pacientes con melanomas. Y, debido a su complejidad, este ensayo ha implicado a profesionales de hasta diez servicios del propio centro valenciano. Como aseguran los oncólogos, aunque la inmunoterapia se ha convertido en una gran herramienta, tan solo el 20 % de los pacientes se benefician.

Una limitación que se atribuye a que no todos los tumores activan por igual el sistema inmunitario. El jefe de sección de Oncología Médica, e investigador principal del ensayo, Alfonso Berrocal, explica que hasta ahora se han utilizado diferentes fármacos para estimular la respuesta del sistema inmune hasta la neoplasia. Por ello, el siguiente paso es la terapia celular adoptiva. Es decir, “los linfocitos del paciente se modifican de alguna forma para que reconozcan al tumor y lo destruyan”, aclara el experto.

Este ensayo clínico comenzó en 2019 para pacientes con melanoma. Como explica el investigador principal, esta estrategia se está aplicando, precisamente, para obtener linfocitos

capaces de atacar a estos tumores sólidos. “Estos linfocitos existen en el interior de los propios tumores en cantidades muy bajas y se les llama células TIL (linfocito infiltrante de tumor)”, asegura.

Cruzando el charco

El objetivo es obtener las células TIL del tumor, hacerlas proliferar en un laboratorio y después volver a inyectarlas en el paciente. Esto es lo que se llama un autotrasplante de linfocitos infiltrante de tumores. “El tipo de tratamiento es muy complejo porque requiere operar al paciente, extraer un fragmento de su tumor, cultivar los linfocitos en un laboratorio, expandirlos mediante factores de crecimiento y, cuando conseguimos millones de linfocitos, hacerle un trasplante de sus propios linfocitos”, añade Berrocal.

En total, se inyectan 100.000 millones de linfocitos a cada paciente en una única sesión de tratamiento. Tal y como explica Carlos Camps, jefe del servicio de Oncología Médica, “de momento, este procedimiento se está llevando a cabo dentro de un ensayo clínico y para pacientes que reúnen unas características muy determinadas. Los linfocitos TIL se envían al único centro donde se están produciendo para ensayos, que está en Estados Unidos”.

Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo