Mi pequeño gimnasio en el coche

Viajes largos, atascos... Olvídate del estrés y aprovecha la oportunidad para tonificarte de la cabeza a los pies.

Viajes largos, atascos…olvídate del estrés y aprovecha la oportunidad para tonificarte de la cabeza a los pies. Cuando estés en paradas largas, atascos o hagas un descanso en un viaje puedes probar estas técnicas, eso sí, siempre sin descuidar la atención en la conducción. 

 

Nuestros músculos durante la conducción

 

1. Los brazos

Para ejercitar los brazos echa el asiento hacia atrás y estíralos. Agarra fuerte el volante y contrae los abdominales. Mantén esta posición durante varios minutos y acompáñala con una respiración lenta y progresiva.  


2. El cuello


Sonríe estirando la boca lo máximo por cada lado, como pronunciando una X exagerada. Mantenla 6 segundos, 5 veces. Después, como si hicieras un movimiento de estoy harta, sube los hombros el cielo, luego relaja los hombros mientras acompañas la respiración, repítelo 5 veces. 


3. El abdomen 


Para poner en forma el abdomen y lucir un vientre plano y tonificado, mientras conduces puedes coger aire por la nariz y luego suéltalo por la boca, al mismo tiempo trata de pegar la parta baja de la espalda contra el asiento. Mantén la postura 5 segundos, 10 veces. Repítelo contrayendo el estómago por etapas, de abajo hacia arriba. 

Aprovecha las paradas

 

1. Pecho y hombros


Para ejercitar el pecho y los hombros, sitúa las manos en posición horizontal sobre el volante, después empuja los brazos como si quisieras acercarlos el uno al otro. Mantén 10 segundos y relaja la tensión. Luego, abre los pulgares frente a ti a la altura del pecho y tira de los codos hacia los omóplatos. Mantén 10 segundos y cambia la dirección de tus manos.  

 

2. Muslos y glúteos


Contrae el interior de los muslos y trata de apretarlos el uno contra el otro. Mantén la presión 6 segundos y relaja, 5 repeticiones.  A continuación, coloca una mano sobre una rodilla y empuja mientras intentas despegar el pie del suelo. Mantén 6 segundos, 10 veces, y cambia de pierna. También, coloca una mano sobre el muslo y haz presión. Mantén 6 segundos, 10 veces cada pierna. 

 

3. El tronco


Cuando hagas un descanso de conducir, aprovecha la parada y transfiere el peso de tu cuerpo de una nalga a otra, mantén la posición durante 10 segundos. A continuación, sin mover el tronco, rota el cuerpo de un lado a otro. Por último, inclina el tronco a la izquierda, como si fueras a coger un objeto que cae (sin moverte hacia adelante o hacia atrás), mantén la posición 5 segundo y asciende lentamente, repite el movimiento hacia la derecha. Repite 10 veces cada uno de estos movimientos. 

Elimina la tensión

 

1. Relaja la espalda


En los parones largos puedes colocar las manos sobre el volante, baja los hombro y tira de ellos hacia atrás, como intentando sostener un objeto entre los omóplatos. Mantén 10 segundos y suelta los hombros. A continuación, cruza los brazos sobre tu pecho y trata de llegar los más lejos posible en la espalda con las manos. Mantén 10 segundos, suelta y repite cambiando la dirección de tus brazos. 

 

2. Relaja el cuello


De nuevo, cuando estés parada puedes aprovechar para inclinar la cabeza ligeramente hacia la derecha hasta donde sea posible, luego a la izquierda, hacia delante y detrás, 5 veces. A continuación, gira lentamente la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha, otras 5 veces.

 

3. Activa la circulación


Para evitar que la sangre se acumule en los pies, en las paradas o cuando bajes del coche, haz rotaciones de tobillo y pequeños movimientos del dedo del pie. Como para aplastar un cigarrillo, gira la punto del pie en el suelo en un sentido y luego en el otro. Por último, pon los talones hacia abajo y flexiona los dedos del pie para estirar correctamente las pantorrillas. 

Continúa leyendo