Migraña. ¿Conoces todo lo que deberías sobre ella?

Las jaquecas, que se manifiestan en mayor medida en mujeres, pueden imposibilitar llevar a cabo la rutina diaria.

Muchas de nosotras padecemos migrañas. Esta enfermedad, que se puede manifestar por primera vez antes de cumplir los 30 años, se produce debido a que las fibras que componen el nervio trigémino (encargado de transmitir la sensibilidad de la cabeza) se activan o se irritan.

Esto provoca fuertes dolores de cabeza que pueden ser en ocasiones insoportables para quienes los padecemos. Aunque los síntomas se presentan en periodos de tiempo muy intercalados, pueden durar entre 4 y 72 horas si no acudimos al médico a tratarnos. Además, podemos sufrir también distintas deficiencias visuales, vómitos y hormigueo en la cara.

Son varios los factores que propician la aparición de esta afección. Uno de ellos está relacionado con las horas de sueño. Por todas es sabido que no siempre dormimos el mismo tiempo, debido a que nuestra rutina diaria puede cambiar. Esta variación de nuestras costumbres puede provocar dolencias agudas que nos impidan realizar cualquier tipo de actividad física.

Esto está directamente relacionado con los hábitos de vida, pues los desbarajustes en nuestro día a día pueden provocar jaquecas persistentes. Otras causas frecuentes son el estrés y la ansiedad, que pueden producir momentos de tensión por las muchas preocupaciones que tenemos, que nos hagan enfocar el dolor en la cabeza.

El ciclo menstrual también está relacionado directamente, pues cuando baja el nivel de estrógenos se pueden producir dolores de cabeza, al igual que cuando cambia de manera violenta la presión atmosférica.

Uno de los tratamientos más fáciles de llevar a cabo para no sufrir las complicaciones de esta enfermedad es establecer una serie de normas que cumplir de forma regular, para que no tengamos episodios de mucha tensión y ansiedad. En ocasiones sirve con tumbarse en una habitación oscura y no realizar actividad física, pero en otros casos más agudos, será necesario que acudamos al médico de cabecera.

Continúa leyendo