Minerales. ¿En Qué nos Benefician?

Los minerales son compuestos inorgánicos que necesitamos ingerir en pequeñas cantidades mediante la alimentación y que poseen funciones muy especializadas. De los 90 elementos minerales que hay en la naturaleza, sólo 22 son esenciales para el ser humano. Y es más, los llamados macroelementos se necesitan en cantidades mayores de 100 mg diarios. Por su parte, los microelementos u oligoelementos  se clasifican en:
-Elementos traza: se necesitan entre 1-100 mg diarios (hierro, zinc, manganeso, cobre y flúor).
-Elementos ultranza: se precisan una cantidad inferior a 1 mg diario (selenio, yodo, cromo, molibdeno, boro y cobalto).
¿Cuáles son sus funciones en nuestro organismo? Éstas, conócelas:
-Calcio: es el más abundante en nuestro cuerpo; se encuentra fundamentalmente en los huesos y dientes. Las principales fuentes de calcio son las espinas de los pescados en conserva y de los pequeños pescados y los lácteos.
-Hierro: más de la mitad del hierro del cuerpo humano forma parte de la hemoglobina (la proteína que -dentro de los glóbulos rojos- sirve para transportar oxígenos a los tejidos). Si la dieta no aporta suficiente hierro, se produce anemia.
 -Fósforo: es el segundo mineral más abundante en el organismo. En su mayor parte, se encuentra combinado con el calcio en los huesos y los dientes (interviene en su correcta mineralización). Se encuentra en la mayoría de los alimentos de origen animal, por eso su deficiencia es extraña.
 -Yodo: la mayor parte se encuentra en la glándula tiroides. Su déficit produce bocio (el crecimiento del tiroides -cuello abultado-). Los alimentos que más lo presentan son los pescados y mariscos.
-Magnesio: es imprescindible para la contracción muscular. Las legumbres y los frutos secos son ricos en él.
-Zinc: vital para el crecimiento, el mantenimiento del sentido del gusto (del apetito) y para la cicatrización de las heridas.
-Sodio: todos los líquidos del cuerpo contienen sodio, incluso la sangre. Es imprescindible para los nervios, para la contracción muscular y para regular el nivel de líquidos en el organismo. Su consumo excesivo provoca hipertensión.
-Potasio:  su función complementa a la del sodio en el funcionamiento de las células. Las verduras y hortalizas son las principales fuentes de este mineral.
 -Azufre: en el cuerpo humano está presente en poca cantidad. Sin embargo, es muy importante porque forma parte de algunos aminoácidos esenciales (los elementos que forman las proteínas). Se encuentra, sobre todo, en el pescado y las legumbres.
-Manganeso: es un antioxidante fundamental para la formación de los huesos.  Los frutos secos, los cereales, las legumbres y los granos enteros, así como el café y el té son ricos en él.
-Selenio: es un potente antioxidante y anticancerígeno. Su presencia en los vegetales depende directamente del nivel de selenio en el suelo en que se hayan cultivado.  En los animales está presente en las carnes y las vísceras.
-Cromo: necesario para mantener el nivel correcto del azúcar en sangre y disminuir el colesterol total y los triglicéridos. Se halla en la pimienta negra, las setas, la levadura de cerveza, las uvas, el café y la cerveza.
-Boro: actúa sobre los huesos de forma similar a los estrógenos. Además tiene acción antibiótica. Se encuentra en las bebidas fermentadas como la sidra, la cerveza y el vino. En los alimentos se encuentra en las legumbres, las frutas que no son cítricas, la patata y el aguacate.

Continúa leyendo