Llega el Mood Food: come para ser feliz

Hasta ahora los esfuerzos para reducir el sobrepeso se basaban en la restricción y en la prohibición de determinados alimentos, pero una nueva corriente de nutricionistas afirma todo lo contrario: hay que buscar el placer también cuando intentamos perder peso.
La doctora Mónica Katz asegura que «la obesidad es un desorden de aprendizaje», que puede corregirse porque las personas son capaces de aprender o desaprender conductas que afecten su estado de salud y bienestar. Esta especialista en nutrición considera que el placer no es un «extra» en nuestra vida, sino un componente central que guía nuestras decisiones y puede aprovecharse para incorporar hábitos saludables. «Está demostrado que los esfuerzos para reducir el sobrepeso basados en la restricción, la prohibición y la regulación han fracasado», señaló.
Nuestro organismo se autorregulará sin caer en adiciones. Según ha explicado en el Simposio Vida Activa y Saludable, “la comida es un estímulo fisiológico, no puede ser adictiva porque al comer estamos respondiendo a una necesidad de nuestro organismo. No se puede ser adicto a una recompensa natural, porque el placer que encontramos en ello son respuestas naturales”. El problema viene cuando se “demoniza” algún alimento: provocaremos más deseo de probarlo.
Si te guías por el placer, te saciarás antes. Ese es el gran secreto: reencontrar el placer en la comida, pero en proporciones adecuadas.

Continúa leyendo