Vídeo de la semana

La naranja ya está aquí: guía para conocerla mejor

Esta fruta nos acompaña todo el año en el supermercado pero las nacionales, las más valoradas, se recogen desde noviembre hasta junio.

Pexels
Pexels

La naranja ya está aquí. La llegada de esta fruta de producción nacional es una de las mejores noticias de noviembre. Al menos lo es para quienes nos gusta comer y cocinar en casa con productos sobresalientes de proximidad como es el caso de la naranja producida en España, sobre todo en la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía, aunque también en otros pequeños focos regionales como Extremadura.

Existen diferentes variedades de naranjas, cada una con características diferenciadas en sabor, jugosidad, nivel de acidez… En general, “Las naranjas dulces son más adecuadas para consumo de mesa, mientras que las más ácidas suelen utilizarse como ingrediente en mermeladas, compotas…”, explican desde Naranjas del árbol a casa.  

A grandes rasgos, las naranjas que más consumimos en España son variedades de dos grandes grupos: las blancas y las Navel. Estas tienen un característico ombligo que no presentan las blancas, que además se cosechan más tarde, a finales de año y comienzos del nuevo.

Variedades habituales en el supermercado

La Navel Late es la más conocida de las naranjas “de sumo” por su alto rendimiento. “La piel que cubre este tipo de naranja es algo gruesa lo que provoca que en ocasiones sea complicada de pelar”, indican desde la  empresa productora de esta fruta, situada en Castellón. Junto a ella, la otra variedad más conocida es la Valencia Late, una naranja blanca cuyo nombre no se debe confundir con el origen de la fruta porque es una variedad que se puede producir más allá de la ciudad del Turia y alrededores. No tiene nada que ver. De hecho, es originaria de California.

Otras variedades conocidas son la Lane Late, “muy jugosa y dulce debido a que el grado de acidez es perfecto”; la Midknight, “muy codiciada y conocida por su excelente calidad”; y la Navelina, “la variedad más temprana del grupo de naranjas navel”, añaden desde Naranjas del árbol casa

Dependiendo de la variedad, así es su temporada de recolección y, por ende, el momento en el que podemos disfrutarlas en plenitud. En el caso de las valencianas, las naranjas más famosas y valoradas de las que se producen en nuestro país, su temporada arranca a mediados de noviembre, aproximadamente, y finaliza en junio con las últimas variedades de naranja blanca.

Tipos de naranja

En concreto, como decíamos antes, la navelina es la más “madrugadora” porque puede recogerse incluso en octubre, aunque no es hasta noviembre cuando suele estar en plenitud. Según el clima, apuntan desde Naranjaseco, su temporada se puede alargar hasta marzo. “En las recolecciones más tempranas la fruta tiene un sabor ácido importante y en algunos casos tonalidades verdes en la piel. Si las compras en un súper y las ves con mucho color es que han recibido tratamientos de desverdizado artificial”, explican. 

A finales de diciembre, en la zona de Valencia se empieza a recoger otra naranja ideal para hacer zumo, la Salustiana, un tipo de naranja blanca “que contiene un 20 % más de zumo en cada pieza (más zumo menos fibra)” que las Navel, por lo que son también más pequeñas, aseguran desde Naranjaseco.

En febrero y marzo se recogen variedades tardías, muy dulces ambas, Lane Late y la Navel Late (Late viene por su significado en inglés, “tarde”, de ahí que se use con las naranjas tardías dicho calificativo), y en marzo maduran las llamadas naranjas de sangre. La más común en España según Narajaseco es la Sanguinelli, que “se caracteriza por su tono rojizo tanto en interior como en la cáscara”. Son muy valoradas por el sabor de su zumo, ácido y muy particular según la compañía productora de estos cítricos.

Y por último, se cierra la temporada de naranjas con las Valencia Late, producidas en lugares de todo el mundo, de ahí que sean habituales en los supermercados durante el verano y el comienzo del otoño, procedentes de lugares como Sudáfrica. Desde Naranjaseco apuntan que “se trata de una variedad de las denominadas blancas con mucho zumo y sabor dulce”.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo