¿Necesita tu relación un fetiche?

Esposas, zapatos, látex... el listado de fetiches sexuales es tan largo como nuestras ganas de pasarlo bien (y son muchas). Pero ¿interesa compartirlos en pareja? ¿Qué pueden aportar?

¿Necesita tu relación un fetiche?

Esposas, zapatos, látex... el listado de fetiches sexuales es tan largo como nuestras ganas de pasarlo bien (y son muchas). Pero ¿interesa compartirlos en pareja? ¿Qué pueden aportar?

 

Ese oscuro objeto de deseo

“Un fetiche es una cosa o una parte del cuerpo, pero no los genitales, que nos genera una excitación sexual intensa y recurrente”, explica el sexólogo Jesús E. Rodríguez Martínez, miembro de Saluspot y director del Instituto Sexológico Murciano. Por ejemplo, cierto tipo de vestimenta, los stilettos, las esposas...

 

¿Por qué nos atrae tanto? Porque a él asociamos nuestras vivencias y fantasías, que generan diferentes procesos fisiológicos y neuroquímicos. Y éstos, a su vez, potencian nuestro vínculo psicológico con él (vamos, que nos excita, nos lo hace pasar bien).

 

¿Siempre oculto?

Pocas personas hablan de ello sin tapujos, a pesar de toda la apertura que ha supuesto el boom reciente de la literatura erótica y películas como 50 sombras de Grey.

 

¿El motivo? “En los últimos años el fetichismo se asocia con el de parafilia y, por lo tanto, con el de enfermedad. Así, consideramos equivocadamente que es algo perverso, que se sale de la norma y que no está aceptado socialmente. De ahí que la gente tienda a esconderlo”, afirma el mismo experto.

Ojo, no es dominación

Y, por supuesto, mucho menos violencia. Eso es lo que hay que tener claro para vivirlo  con normalidad. El sexólogo apunta al respecto: “No hay que con- fundirlo con esas parafilias en las que la dominación sí es un factor clave, como en el masoquismo o el sadismo. No tiene nada que ver con ellas”.

 

Puede enriquecer el sexo

¿Por qué disfrutarlo  solas cuando tal vez también ‘enloquezca’ a tu pareja y puede sacar de la monotonía vuestra relación? Esta pregunta es el primer paso para plantearse si compartirlo. Pero, cuidado, “depende del tipo de fetiche y de cómo entienda la sexualidad nuestra pareja”. Y ahí la comunicación, la confianza y el diálogo sexual que hemos construido juntos lo es todo.

 

¿Lo precisa tu relación?

Sí, si más que necesitarlo, lo deseas disfrutar con tu pareja. Si crees que puede aportarle algo y conocerte mejor. Eso sí, antes de nada, ¿deseas ‘desnudarte’ hasta ese punto? Nuestros fetiches, en cierta medida, nos conforman y hay que estar seguros al compartirlos y, sobre todo, no abrumarnos por la respuesta que recibamos (puede no ser la que esperabas).

Etiquetas: Amor, Pareja, Sexo

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS