Neumonía, ¿me vacuno?

Neumonía, ¿me vacuno? Los expertos advierten de que la inmunización es la mejor arma frente a esta enfermedad.

Un spot polémico

Puede que lo hayas visto en televisión. Un anuncio donde se informa del peligro de la neumonía neumocócica y se recomienda a los mayores que se vacunen. El spot ha venido acompañado de polémica porque, pese a que se enmarca en una campaña de sociedades científicas (eso sí, en colaboración con Pfizer), algunos lo han percibido como publicidad de un medicamento (en España está prohibida la publicidad de medicamentos de prescripción: solo pueden publicitarse “los que, por su composición y objetivo, estén destinados para su utilización sin la intervención de un médico que realice el diagnóstico, la prescripción o el seguimiento del tratamiento”), en este caso la vacuna Prevenar 13, que fabrica el citado laboratorio. Pero lo cierto es que para muchos el spot ha supuesto algo más: saber que los adultos pueden vacunarse de la neumonía, algo no conocido por todo el mundo.

Neumococo

Esta enfermedad puede estar causada por virus, bacterias y otros microorganismos como hongos y parásitos. El virus que provoca la neumonía con más frecuencia es el de la gripe. Por su parte, la neumonía bacteriana más común es la que origina el Streptococcus pneumoniae, más conocido como neumococo, responsable de al menos la mitad de las neumonías, aunque algunos estudios calculan que podría estar detrás de dos tercios de los casos. Esta bacteria, que es contra la que protege la vacunación existente, puede también causar otras infecciones como otitis o sinusitis, e incluso aún más graves como la meningitis, y la neumonía neumocócica invasiva, en la que hay un crecimiento del neumococo en sangre. “El Streptococcus es el mismo, pero tiene varios familiares, que es lo que llamamos serotipos. Los que con mayor frecuencia producen enfermedades vienen incluidos en las vacunas (en este momento hay dos, pero hay algunos serotipos que pueden producir la enfermedad y no están incluidos”, precisa Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología. En la actualidad hay 93 serotipos inmunológicamente distintos.

A quién le interesa

La vacuna antineumocócica conjugada se suele utilizar más  en menores de 2 años y en mayores de 60 años, porque las defensas inmunológicas en esta población son menores y por ello son los grupos recomendados para la inmunización. Es una única dosis que protege para toda la vida y puede ponerse en cualquier momento del año. No hay que volver a vacunarse. Pero también se recomienda para pacientes adultos (a partir de 18) “con defectos en la inmunidad o enfermedades crónicas invalidantes”, indica Pedro Pablo España, director del Programa de Investigación en Infecciones Respiratorias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.


Los expertos consideran que es una de las medidas más eficaces para prevenir la enfermedad. “El efecto de la vacuna es prevenir, pero también parece mejorar la evolución en caso de que se manifieste la enfermedad”, afirma el doctor España. Para los niños, la vacunación está cubierta por la Sanidad pública. Para los adultos, la cobertura es prácticamente total en el caso de la vacuna polisacárida y solo parcial en la conjugada, porque esta última se aplica sobre todo a pacientes en riesgo, personas con una patología de base asociada de tipo cardíaco, respiratorio, inmunodeprimidos y personas con enfermedades crónicas invalidantes. Consulta con tu médico de cabecera si tienes más de 60 años y/o si encajas en alguno de estos perfiles.

Gravedad

La incidencia de la neumonía (también llamada pulmonía)  es aproximadamente de 3-4 casos por 1.000 habitantes y año. Si afecta a una persona sana, pasará una semana con fiebre, dolores articulares, cansancio y problemas respiratorios, pero se recuperará con normalidad. “Para la inmensa población es muy molesta pero sin gran importancia clínica; sin embargo, hay sectores en los que padecerla puede crear problemas de salud muy serios”, advierte el doctor García. La mortalidad oscila entre el 10 y el 12 % de los pacientes.


La neumonía causa más de 8.300 defunciones cada año en España. La principal prevención es la vacuna. A pesar de ello solo se la pone el 8% de la población.

También te puede interesar:

Continúa leyendo