No recalientes estos alimentos. ¡Se vuelven tóxicos!

Recalentar la comida se ha convertido en un modo de vida. Pero tiene sus peligros… Te contamos por qué no debes recalentar algunos alimentos.

Por qué no debes recalentar algunos alimentos

Se ha vuelto un clásico, ¿quién no ha recalentado nunca la comida en el microondas? Es una buena forma de ahorrar y no tirar la comida pero, ¡cuidado! Algunos estudios aseguran que recalentar algunas comidas puede ser tóxico para tu organismo.


Si se va a refrigerar comida no se debe meter directamente en el frigorífico, porque la temperatura del frigorífico subiría y se convertiría en una incubadora de bacterias para tu comida.


La comida solo debe recalentarse una vez y de forma igualitaria. Uno de los problemas del microondas es que se recalientan más unas zonas que otras y esos son los focos de infección, desde donde las bacterias pueden atacar.


Lo mejor es meter el plato en el microondas, calentarlo, sacarlo del microondas, mezclarlo todo bien, y volverlo a calentar. De esta forma el calor se reparte por toda la comida.

Cuidado con estos alimentos


La carne, espcialmente el pollo, el pescado y el marisco. Sus propiedades pueden modificarse y volverse tóxicas, lo que quiere decir que puede provocar una intoxicación alimenticia.


Las setas o los champiñones. Recalentarlos no es una buena opción. Sus propiedades se deterioran y puede provocar molestias en el estómago, dolor, e hinchazón.


Arroz. El arroz tiene restos de bacterias que pueden resistirse a la cocción. Si se recalienta mal, las bacterias se pueden multiplicar, y causar diarreas y vómitos.


Comidas ricas en proteínas. En concreto los huevos, en todas sus versiones, o los frutos secos, pueden, si los recalientas pueden rcausarte algún poblema digestivo.


Espinacas, apio y remolacha. Un golpe de calor puede hacer que el nitrato que contiene esta verdura se vuelva tóxico y cancerígeno.

Clara

Clara Martínez

CONTINÚA LEYENDO