¿Nos la colaron con el consumo moderado de alcohol?

¿Existe realmente un consumo de alcohol moderado y seguro? ¿Qué debemos saber sobre ello?

Los beneficios del consumo moderado de alcohol son uno de los mantras más arraigados en el mundo de la dietética. Tanto es así que muchas personas toman su copita de vino diaria alegando que dicha elección forma parte de la dieta mediterránea y por ende constituye un hábito saludable. Incluso en la pirámide de la alimentación saludable se incluye el consumo opcional, moderado y responsable de bebidas fermentadas, principalmente vino y cerveza.

¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de consumo moderado?

Nos la colaron con el consumo moderado de alcohol
Foto: Istock

La respuesta a esta cuestión es complicada porque depende del organismo que realice la recomendación. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) establece el consumo moderado de alcohol en 20g/día en varones (equivalente a 2 botellines de cerveza o 2 copas de vino) y en 10-15g/día en mujeres (equivalente a algo más de un botellín de cerveza o copa de vino).

En cambio, el Foro para la Investigación de la Cerveza (FICYE) entiende por consumo moderado de cerveza entre 400-600 ml/día en varones (equivalente a 2-3 botellines) y entre 200-300 ml/día en mujeres.

¿Qué nos dice la evidencia científica sobre el consumo de alcohol y la salud?

Tradicionalmente se ha ligado el consumo moderado de alcohol con una mejora de la salud cardiovascular. Tanto es así que un reciente estudio financiado por el Centro de Información Cerveza y Salud se concluyó que el consumo moderado de cerveza disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular y de mortalidad por todas las causas.

Sin embargo, en estas últimas semanas se ha publicado en unas de las revistas científicas más reconocidas un estudio realmente revelador. En este trabajo con un potente diseño metodológico ya que es un estudio de aleatorización mendeliana en el que se realiza un análisis genético, se evidenció una relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de hipertensión y de enfermedad de las arterias coronarias incluso en cantidades moderadas.

Esta discordancia entre estudios se puede entender por el sesgo de ciudadano saludable. Las personas que tienen un consumo moderado de alcohol suelen a su vez manifestar un estilo de vida saludable, por lo que el efecto beneficioso observado no sería por el consumo de alcohol sino más bien por estos otros factores que suelen estar vinculados.

En 2018, el Ministerio de Sanidad creó un grupo de trabajo para la actualización de los límites de consumo de bajo riesgo que manifestó que no existe una ingesta segura de alcohol y que no consumir alcohol es lo único que evita sus efectos perjudiciales.Además, también indican que términos como “consumo moderado”, “responsable”, “social“ o “prudente” son equívocos y ambiguos y forman parte más bien del marketing que de la salud pública. Por ello en este documento se habla de consumo de “bajo riesgo” en vez de “consumo moderado”, dado que para numerosas enfermedades no existe un nivel de consumo exento de riesgo.

¿Sobre qué enfermedades no existe un consumo seguro de alcohol?

Consumo alcohol
Foto: Istock

El cáncer constituye uno de los problemas de salud pública más notorios de la sociedad actual. Aunque tradicionalmente el cáncer se consideraba una condición meramente genética, existen diferentes factores relacionados con el estilo de vida que tienen un profundo impacto sobre el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Entre las recomendaciones realizadas por el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) se encuentra justamente la limitación del consumo de alcohol. En este sentido la sentencia es rotunda, ya que para la prevención del cáncer lo más adecuado es no consumir alcohol de acuerdo a lo establecido por este organismo.

El consumo de alcohol se relaciona con el riesgo de diferentes tipos de cáncer entre los que destacan:

  • Cáncer de la cavidad oral
  • Cáncer de faringe y laringe
  • Cáncer de células escamosas de esófago
  • Cáncer de hígado
  • Cáncer colorrectal
  • Cáncer de mama (pre- y postmenopáusico)
  • Cáncer de estómago

También es importante recordar que las bebidas alcohólicas se encuentran en el grupo 1 de “carcinógenos en humanos” establecido por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). Esto supone que no existe dosis de exposición segura para este compuesto por debajo de la cual no exista un incremento del riesgo de cáncer.

Por tanto, si decides consumir alcohol que sea no por sus posibles efectos beneficiosos sobre la salud, ya que en este sentido la evidencia científica es unánime, cuanto menos mejor.

Miguel López Moreno

Miguel López Moreno

Soy dietista-nutricionista y actualmente me encuentro realizando una tesis doctoral en ciencias de la alimentación en el CIAL-CSIC. Imparto docencia universitaria en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), además de colaborar en la formación de posgrado en la Universidad Europea de Madrid (UEM) y en el Centro de Estudios Avanzado de Nutrición (CEAN). Formo parte de la junta de gobierno del colegio de dietistas-nutricionistas de Madrid (CODINMA) desde la vocalía de formación. Del mismo modo, compagino mi labor investigadora y docente con la nutrición clínica en Training Boutique y con la divulgación científica a través de la cuenta @nutreconciencia.

Continúa leyendo