Novedades en la cirugía de la columna vertebral

Se estima que 1 de cada 4 mujeres mayores de 70 años y la mitad de las mayores de 80 tendrán una fractura vertebral en algún momento de su vida.

Se estima que 1 de cada 4 mujeres mayores de 70 años y la mitad de las mayores de 80 tendrán una fractura vertebral en algún momento de su vida.

 

De hecho, la estenosis de canal lumbar, las hernias discales, los tumores en la columna vertebral y las fracturas vertebrales causadas por la osteoporosis son las dolencias más comunes en la tercera edad y figuran como segunda causa de enfermedad crónica en las personas de entre 65 y 75 años.

 

En este contexto, el tratamiento quirúrgico ha demostrado muy buenos resultados para recuperar la actividad social y laboral anterior a la enfermedad. Pero además, la evolución de la última década ha permitido el desarrollo de técnicas cada vez menos invasivas basadas en el uso de procedimientos endoscópicos y nuevos materiales que han revolucionado el tratamiento de este tipo de dolencias, que antes eran muy complicadas de resolver y exigían cirugías con varios meses de convalecencia.

Para ahondar en ello, el doctor Francisco Villarejo, jefe de servicio de Neurocirugía del Hospital Niño Jesús y de la Clínica La Luz, de Madrid, ha publicado el libro Cirugía mínimamente invasiva de la columna vertebral.

 

La obra, que fue presentada recientemente por María Teresa Campos, consta de 30 capítulos y ha contado con la participación de 60 autores. Todos ellos abordan, desde distingos puntos, la problemática de las patologías degenerativas de la columna, que suponen un gasto global aproximado en España de 6.000 millones de euros al año.

 

"La aparición de cirugías vertebrales basadas en abordajes tubulares y endoscópicos para descomprimir los nervios y la médula espinal, la implantación percutánea de tornillos y barras para fijar las vértebras o la introducción de materiales específicos (cementos elásticos) dibujan un escenario muy favorable para estos pacientes, que en muchos casos ven mejorar notablemente su calidad de vida tras una sencilla intervención que apenas tiene efectos secundarios", ha comentado Villarejo.

 

Este técnica presenta ventajas como un tiempo de intervención no superior a 30 minutos y la posibilidad de que los pacientes puedan ser dados de alta a las 24 horas de la cirugía.

CONTINÚA LEYENDO