Nuestra dieta es cada vez menos mediterránea

Nuestros hábitos alimenticios se alejan cada vez más de nuestra dieta tradicional. Un estudio demuestra como en España comemos de forma más desequilibrada que nuestros padres y abuelos.

Nuestra alimentación ha variado en los últimos 50 años, y no precisamente para bien. El estudio realizado por ANIBES: "Ingesta, perfil y fuentes de energía en la población española" demuestra que nuestra dieta es cada vez menos variada y consumimos menos cantidad de alimentos que forman parte de nuestra denominada 'dieta mediterránea'.

 

Menos calorías que hace 50 años

 

Sí, a lo largo del día nuestro aporte energético es menor que el de hace medio siglo. Entonces, ¿por qué hay más problemas de sobrepeso y obesidad? La respuesta es sencilla: las calorías que tomamos no provienen de los mismos tipos de alimentos. No son iguales aquellas que nos aportan los carbohidratos o las proteínas, que las que provienen de las grasas.

 

Más grasas y menos carbohidratos

En general, en España tendemos a obtener un mayor aporte energético del recomendado de proteínas y grasas, mientras que no tomamos suficientes hidratos de cabono, provocando un desequilibrio en nuestra dieta.

El aumento del sedentarismo

 

Otro factor que también favorece a los problemas de peso en la población española es, aparte de la calidad de las calorías que ingerimos, la disminución de la actividad física diaria. Hoy en día, el sobrepeso y la obesidad afectan a más de la mitad de los adultos y hasta a un 30% de los niños y adolescentes, según el estudio.

 

Ejercicio y dieta saludable

Para combatir estos trastornos en el peso debemos recuperar los hábitos alimenticios saludables y evitar alejarnos de nuestra 'dieta mediterránea', además de realizar ejercicio físico de manera constante.

Continúa leyendo